25 cosas que hacer en Berna (Suiza)

No te faltarán cosas que hacer en Berna, la capital de Suiza desde 1848. Lo cierto es que no nos dio la impresión de ser una capital con un ritmo frenético. Más bien tiene un ambiente encantador gracias a su pasado medieval (que sigue muy presente). Su casco histórico invita a pasear tranquilamente mientras descubres edificios imponentes y museos muy interesantes. Te contamos 25 cosas que hacer en Berna, la ciudad suiza que más nos gustó.

En este mapa encontrarás la ubicación de todas las cosas que ver y que hacer en Berna.

25 COSAS QUE HACER EN BERNA

1. Pasear por el centro histórico de Berna

No hay nada mejor que hacer en Berna que perderse por su casco histórico. Está considerado Patrimonio de la Humanidad, ¡y no es para menos! La ciudad se fundó en 1191 y aún conserva la arquitectura medieval. Eso sí, cambiaron la madera por la arenisca después que un incendio arrasara la ciudad en 1405. Sus edificios de dos plantas, tejados rojizos y pórticos a la entrada son preciosos. Justamente bajo esos pórticos se organizaba el mercado en época medieval.

La principal calle comercial, Kramgasse, tiene una estructura bien curiosa. Además de haber tiendas bajo las arcadas, también hay negocios en el sótano a los que se accede por unas puertas de madera. Antiguamente fueron los almacenes o despensas de los negocios.

que hacer en Berna
El centro de Berna es una preciosidad

2. Contemplar el carrillón de la Zytgloggeturm, la torre del reloj

Uno de los lugares más fascinantes que ver en Berna es la torre del reloj. Fue la primera puerta de entrada a la ciudad medieval a partir del 1256. Se usó como cárcel de mujeres hasta el incendio de 1405. Bajo la torre aún se pueden ver las medidas que se usaban antiguamente en el mercado para medir la tela que se vendía: mano, pie, brazo, vara, etc. Más tarde, en 1530, se incorporó un reloj, un reloj astronómico y un juego de figuras. Tres minutos antes de cada hora en punto las figuras del carrillón hacen un pequeño movimiento musical. En lo más alto de la torre hay un hombre dorado que golpea la campana cuando cambia la hora.

Una de las cosas más interesantes que hacer en Berna es entrar a la torre del reloj. Podrás ver el complicadísimo mecanismo que hace funcionar los dos relojes y el carrillón. ¡Es alucinante! En lo alto de la torre hay dos ventanas con vistas excepcionales del centro histórico. Hay tours guiados para entrar a la torre cada día a las 14:30h. Basta con presentarse en la puerta que da acceso a la torre unos minutos antes. La visita guiada cuesta 15CHF (13€).

que hacer en Berna
Una de las paradas obligadas que hacer en Berna

3. Conocer la historia de la Käfigturm, la torre de la prisión

La Torre de la Prisión fue la segunda puerta de entrada a la ciudad. Se terminó el mismo año que la torre del reloj, pero no fue hasta después del incendio de 1405 que se empezó a usar como prisión. En 1644 se reconstruyó la torre con el aspecto actual y siguió acogiendo presos hasta 1897. Durante un tiempo sirvió como archivo de la ciudad y actualmente es un espacio de debate político donde también se celebran algunas exposiciones.

que hacer en Berna
Una torre con mucha historia que ver en Berna

4. Subir a la torre de la catedral de Berna

La catedral de Berna es la iglesia con la torre más alta de todo el país. Eso significa que hay que subir más de 300 escalones hasta alcanzar su cima, a 100 metros de altura. Desde arriba hay unas vistas maravillosas de Berna y los Alpes Berneses. Subir a la torre cuesta 5CHF (4€).

La iglesia se empezó a construir en 1421, pero no se terminó hasta 1893. ¿La superará la Sagrada Familia en Barcelona? 😅 Es de estilo gótico, aunque cientos de personas a lo largo de los siglos se vieron implicadas en su construcción. Durante la Reforma Protestante, se arrancaron todos los iconos religiosos que decoraban sus paredes. Solo se mantuvo una impresionante representación esculpida del Juicio Final sobre la puerta principal de la iglesia.

que hacer en Berna
Subir a la torre de la catedral es un imprescindible que hacer en Berna

5. Tener buenas vistas de la ciudad desde Gurten

Gurten es la montaña más cercana a Berna y tiene unas vistas estupendas. Puedes subir haciendo una caminata de una hora y media o cogiendo el funicular desde la estación Wabern, a las afueras de la ciudad. En la cima de Gurten, a 860 metros sobre el nivel del mar, hay un mirador desde donde contemplar los Alpes. También se ve perfectamente como el río Aar rodea el casco histórico de Berna.

Arriba hay una zona de ocio muy concurrida por familias los días con buen tiempo. Consta de un parque infantil, un trenecillo en miniatura y un tobogán para trineos durante el invierno. También hay un hotel con vistas tremendas, dos restaurantes y una zona de barbacoas. Gurten se llena de gente cada año a mediados de julio, cuando se celebra el festival de música Gurtenfestival.

6. Visitar la casa donde vivió Einstein

¿Sabías que Albert Einstein vivió en Berna durante siete años? El célebre científico llegó a Suiza en 1896, cuando empezó a estudiar en la Escuela Politécnica de Zúrich. Unos años más tarde, en 1902, se trasladó a Berna para empezar a trabajar como funcionario en la Oficina de Patentes. Tuvo varias residencias en la ciudad y puedes visitar una de ellas, en pleno centro. Allí vivió con su esposa Mileva y nació su hijo Hans Albert.

En 1977, este apartamento fue convertido en museo para mostrar cómo era la vida de Einstein en Berna. Se ha recreado el ambiente de la época con muebles, objetos personales y documentos originales que pertenecieron a la familia. La entrada cuesta 6CHF (5€).

que hacer en Berna
Una visita muy interesante que hacer en Berna

7. Visitar el Zentrum Paul Klee

Otro personaje relevante que tiene un huequito dedicado en Berna es Paul Klee. Este artista nació en Suiza y desde el 2005 tiene un museo con sus obras en la capital. Solamente el edificio por si solo es digno de visitar por su forma ondulada sorprendente. Es una creación en acero y cristal del arquitecto italiano Renzo Piano. En su interior hay la mayor colección de obras de Klee y exposiciones temporales de otros artistas contemporáneos.

La entrada cuesta 20CHF (17€), pero es gratuita con el Swiss Travel Pass.

Descubre todos los beneficios del Swiss Travel Pass

8. Aprender en el Museo de historia de Berna

Este museo se concibió para mostrar la historia de Suiza, aunque más tarde el Landesmuseum de Zúrich le robó el puesto. Por eso está ubicado en un edificio que recuerda a los castillos suizos de los siglos XV-XVI. La exposición permanente muestra objetos vinculados a la historia de Berna desde la prehistoria hasta la actualidad. La entrada cuesta 13CHF (11€).

En el mismo museo, la segunda planta acoge el Museo Einstein. Hay cientos de objetos personales del famoso físico para repasar todos los aspectos de su vida. Además, el museo ofrece una información de contexto buenísima sobre todo aquello que estaba ocurriendo en el mundo mientras Einstein ideaba y compartía su teoría de la relatividad. La entrada al museo Einstein cuesta 18CHF (15€).

Ambas exposiciones son gratuitas con el Swiss Travel Pass.

que hacer en Berna
La entrada a la interesantísima exposición sobre Einstein

9. Conocer a los tres osos que son el icono de la ciudad

¿Sabes a qué se debe el nombre de Berna? Cuando el fundador de la ciudad, el duque Bertoldo V de Zähringen, decidió que había que elegir un nombre se lo tomó un poco a cachondeo. Decidió que saldría a cazar y que la ciudad llevaría el nombre del primer animal que matara. Obviamente, fue un oso (Bär) en alemán. Desde entonces, los osos han sido el símbolo de Berna. No solo aparecen en su bandera, sino que también están presentes en la ciudad. A la orilla del río Aar hay un gran espacio donde vive una familia de tres osos. Puedes visitar a Finn, Björk y su hija Ursina en cualquier momento, el parque es de acceso público.

que hacer en Berna
Uno de los osos que viven en el centro de Berna

10. Aprender sobre la vida política en el Palacio Federal de Suiza

El edificio más importante que ver en Berna es, sin duda, el Palacio Federal de Suiza. Es la sede del gobierno suizo, donde se llevan a cabo las sesiones parlamentarias. El edificio es majestuoso, aunque tardaron lo suyo en completarlo… En 1848 Berna pasó a ser la capital. Cuatro años más tarde se empezó a construir una parte del complejo actual, en 1884 se amplió y finalmente en 1902 se le añadió el edificio central con la cúpula de cobre. Su interior está decorado íntegramente por 38 artistas suizos. Puedes conocer los entresijos del edificio y de la política del país con una visita guiada que hacen cada sábado a las 14h (en inglés). Hay más horarios en otros idiomas.

Desde mediados de diciembre hasta mediados de febrero hay una pista de patinaje sobre hielo frente al parlamento 🙂

que hacer en Berna
El edificio más importante que ver en Berna

11. Descubrir que Berna forma parte del logo de Toblerone

Berna es la sede del gobierno suizo, ¡y parece que también es la sede de los más golosos! Allí se creó el Toblerone, la chocolatina suiza más emblemática. Parece contradictorio que en la caja aparezca el Matterhorn y no algún icono de berna. Pero lo cierto es que, si te fijas bien, hay un oso oculto dentro de la montaña. ¡Una idea brillante para recordar el origen de la marca!

que hacer en Berna
Si haces zoom encontrarás el oso bernés 🙂

A las afueras de Berna también se fabrican las galletas Kambly. No son tan conocidas como el Toblerone pero están ricas igual 😉 Incluso tienen un local llamado Kambly Experience, donde puedes probar decenas de tipos de galletas y hasta aprender cómo las hacen en un taller.

12. Ver el atardecer desde Rosengarten, un imprescindible que hacer en Berna

Una de las experiencias más bonitas que hacer en Berna es contemplar la ciudad bajo la luz del atardecer. No hay mejor lugar para hacerlo que Rosengarten. Como su nombre indica, en el parque hay un pequeño jardín de rosas. Pero lo mejor es que está elevado sobre Berna y tiene una panorámica excelente de la ciudad. Es un punto de encuentro muy popular entre los jóvenes durante las tardes. Además, disfrutar de este momento no cuesta ni un franco, igual que muchas otras experiencias en la ciudad 😉

que hacer en Berna
Rosengarten es una parada muy recomendable que hacer en Berna

13. Hacerse un selfie con Albert Einstein, algo gracioso que hacer en Berna

En uno de los bancos de Rosengarten encontrarás sentado a un personaje muy conocido. Se trata de una escultura de bronce de Albert Einstein. No es la única de la ciudad, también podrás sentarte junto al genio en los bancos que hay en la Universidad de Berna, el parque de los osos y el Museo de Historia de la ciudad. Sacarse una foto con él es algo irresistible que hacer en Berna.

que hacer en Berna
Albert, posando junto a otro Albert 😉

14. Visitar el Kunstmuseum, un imprescindible que hacer en Berna para los amantes del arte

Berna tiene el museo de arte con una colección permanente más antiguo de Suiza. Se centra en pinturas del mundo occidental desde el siglo XIV hasta la actualidad. Entre sus más de 3.000 cuadros destacan nombres como Picasso, Kandinsky, Cézanne, van Gogh o Klee. Decenas de pintores de Berna y alrededores acompañan las obras de las grandes figuras. También hay esculturas, fotografías o grabados.

La entrada cuesta 22CHF (19€), pero si tienes el Swiss Travel Pass es gratuita.

15. Contemplar Berna desde la Sky Terrace del Hotel Schweizerhof

Si tienes la oportunidad, alójate en este hotel durante tu visita a Berna. Tiene una terraza con vistas 360º de la ciudad. Está abierta a diario de 14h a 22h y, aunque no te alojes allí, puedes subir a tomar algo o cenar mientras disfrutas de las vistas. Otro alojamiento con muy buenas vistas de Berna y los Alpes Berneses es el Hotel Allegro 🙂

16. Tomar algo en el restaurante Kornhauskeller

Una de las visitas más espectaculares que hacer en Berna es este restaurante. Quizá suena raro, pero su historia y decoración son realmente espectaculares. Antiguamente servía como granero y bodega, por eso está en un sótano. Para ser un simple lugar para almacenar comida y bebida, lo decoraron con un gusto exquisito. Su techo abovedado está lleno de pinturas de estilo barroco.

Ahora mantiene toda esa decoración, que combina a la perfección con las mesas redondas con manteles blancos. Es un lugar sofisticado muy popular para ir a tomar una copa o hacer un desayuno de fin de semana.

Curiosidad
Al fondo del restaurante hay un barril gigante donde caben decenas de litros de vino. Dicen que allí murieron ahogados por el vino dos soldados que intentaron esconderse durante un ataque de las tropas napoleónicas.
que hacer en Berna
Es precioso, ¿verdad?

17. Experimentar en el Museo de la Comunicación, algo divertido que hacer en Berna

Una de las cosas más divertidas que hacer en Berna es visitar este museo. Es un concepto muy innovador, con muchísimas estaciones con juegos y pruebas interactivas para entender cómo y por qué nos comunicamos. Para los más nostálgicos hay una exposición con objetos claves para el proceso comunicativo a lo largo de la historia. Nos encantó ver televisores, ordenadores o móviles antiguos. Además, después de tu visita te llevarás unos cuantos souvenirs: fotografías, escritos con pluma y tinta e incluso un sello válido con tu foto para enviar una postal a casa.

La entrada cuesta 15CHF (13€) y es gratuita con el Swiss Travel Pass.

que hacer en Berna
Una de las visitas más divertidas que hacer en Berna

18. Sacar una foto bonita desde Nydeggbrücke

Nydeggbrücke es uno de los puentes que cruzan el río Aar. Fue el segundo puente de la ciudad y tardó tres años en acabarse de construir. Estéticamente no tiene nada de especial, excepto unas bonitas vistas sobre los tejados rojizos de las casas del centro histórico. Es un lugar para sacar una foto chula de Berna.

que hacer en Berna
Las vistas desde el puente no están nada mal

19. Pasear por el Jardín Botánico de Berna

No hace falta marcharse del centro de Berna para trasladarse a la selva. El jardín botánico de la ciudad tiene más de 6.000 especies vegetales en una superficie de dos hectáreas. Hay una zona de palmeras y plantas tropicales o también una selección de las flores más amenazadas de los Alpes suizos. La entrada es gratuita.

20. Bañarse en el río Aar en verano

Seguramente esta idea te parezca una locura si visitas Berna en invierno. Pero cuando hace buen tiempo, ¿por qué no refrescarse en una piscina fluvial? Hay cinco lugares distintos donde darte un chapuzón en Berna, todos ellos gratuitos. La piscina más famosa se llama Marzili. Está a la orilla del Aar, tocando al edificio del Parlamento.

21. Conocer Kindlifresserbrunnen, una visita temible que hacer en Berna

En Berna hay más de 100 fuentes. Durante la Edad Media fueron un punto de encuentro e intercambio de noticias entre los berneses. No había agua corriente y todo el mundo se reunía allí para recoger agua. Once fuentes aún conservan las estatuas decorativas de la época. La más extraña y temible para los pequeños de la casa es la de Kindlifresserbrunnen. Se trata de un ogro ficticio que, según la leyenda, en Navidad devora los niños que no se han portado bien.

que hacer en Berna
Una visita que no debes hacer en Berna con niños

22. Escaparse a Laupen, una buena excursión que hacer en Berna

Si te gustan los pueblitos pequeños con encanto, no puedes perderte Laupen. Las casitas con aire medieval le dan un aire muy pintoresco. Pero la joya de Laupen es su castillo, que vigila el pueblo desde lo alto de una colina. Esta fortaleza salvó la ciudad de Berna ante un ataque de los Habsburgo en el siglo XIV. El interior del castillo está muy bien conservado, igual que sus precioso jardines, a los que se puede acceder libremente todo el año. Laupen está a solo media hora en tren de la capital. Sin duda, es una escapada interesante que hacer en Berna.

Hoteles con encanto en Laupen

23. Conocer Biel, la ciudad de los relojes y los viñedos

A media hora en tren de Berna hay una ciudad muy coqueta. Hablamos de Biel, un lugar con una gran tradición relojera donde aún se practica este oficio artesanal. Es el hogar de grandes marcas de relojes suizos como Rolex, Omega, Tissot o Swatch. Además de esta curiosidad, tiene un casco histórico bonito con una plaza central llena de edificios coloridos.

Sus alrededores son una zona de cultivo de viñas. Si tienes tiempo, puedes alojarte en Biel para conocer la región de los tres lagos en profundidad. Hay un montón de caminos para hacer excursiones a pie o en bicicleta.

24. Sacar una foto preciosa de la iglesia de Ligerz

Cerca de Biel hay una iglesia con una ubicación privilegiada. Ligerz es otro pueblito a la orilla del lago Biel y su iglesia tiene un entorno envidiable. Está rodeada de viñas por un lado y tiene vistas al lago, la isla de San Pedro y los Alpes al otro. Muchas parejas eligen casarse en este lugar tan especial.

25. Visitar Interlaken, el centro de operaciones para visitar los Alpes Berneses

25 cosas que hacer en Interlaken y alrededores  

Para acabar con nuestra lista de cosas que hacer en Berna, te recomendamos que visites también Interlaken. Es una ciudad ubicada entre los lagos Thun y Brienz. El paisaje que la rodea es espectacular, decenas de montañas con vistas geniales de los dos lagos. Interlaken es una parada imprescindible en cualquier ruta por Suiza, hay un montón de excursiones de montaña desde allí. Solo se tarda una hora en tren en llegar a Interlaken desde Berna.

8 comentarios

  1. chicos excelente su relato. quisiera tener semejante poder de exposicion clara de los recorridos. muchisimas gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

Responsable » Los Traveleros Worldwide S.L.
Finalidad » Gestionar y responder tus comentarios.
Legitimación » Tu consentimiento.
Destinatarios » Los datos que nos facilites estarán ubicados en los servidores de Webempresa (proveedor de hosting de Los Traveleros) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Webempresa.
Derechos » Podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Más información aquí.