Eslovenia

Eslovenia es un pequeño país lleno de atractivos naturales. Para que te hagas una idea, más de la mitad de su territorio está formado por bosques. Es un auténtico paraíso para los amantes de la naturaleza. Con solo dos millones de habitantes y poca masificación turística, Eslovenia nos parece una joyita para disfrutar de unos días de desconexión.

La mejor forma de desplazarse y llegar a todos los lugares que ver en Eslovenia es alquilar un coche. También hay muchos visitantes que prefieren una autocaravana, una opción estupenda para dormir rodeado de paisajes de escándalo. En cualquier caso, conducir por las carreteras eslovenas es todo un gusto. No hay tráfico y las vistas son increíbles.

Te recomendamos dedicar como mínimo una semana para conocer los principales atractivos de Eslovenia. Tendrás tiempo de ver ciudades con encanto como Ljubljana, Piran o Maribor. Pero también de sentirte parte de un cuento de hadas rodeado de paisajes fascinantes.

El lugar más famoso que ver en Eslovenia es el lago Bled, que tiene una islita con una iglesia en medio del agua. Caminar por los bosques de alrededor te permitirá contemplarlo desde las alturas, mientras que alquilar una barca es una experiencia muy romántica.

No debes perderte otros lagos como Bohinj o Jasna. Son lugares menos turísticos, llenos de paz y rodeados de pequeños pueblos de montaña donde la agricultura y la ganadería siguen siendo los principales modos de sustentación.

En esta guía para viajar a Eslovenia te contamos todo lo que necesitas saber sobre esta joya de país. Descubre los lugares más bonitos, cosas que hacer, recomendaciones de hoteles y restaurantes y más consejos.

Botón volver arriba
Cerrar