Bosnia y Herzegovina

Bosnia y Herzegovina no es uno de los destinos más visitados de Europa pero sí uno de los más interesantes. Lamentablemente, el país vivió un conflicto bélico a finales del siglo pasado en el marco de la disolución de la antigua Yugoslavia. Causó más de 100.000 muertes y cerca de 2 millones de desplazados. Duró 3 años, pero en pleno siglo XXI muchas heridas todavía siguen abiertas.

Los Balcanes son una de las zonas más bonitas e interesantes del continente. Bosnia a priori no es tan visitado como Croacia, Eslovenia o Montenegro, pero creemos que merece la pena conocer el país en detalle para entender su pasado reciente.

Mostar es una de las ciudades más visitadas de Bosnia y Herzegovina. Su cercanía con Dubrovnik atrae cada año a muchos turistas, aunque la mayoría en excursiones de un solo día. Nosotros creemos que es una pena pisar Bosnia para solo conocer Mostar.

Es cierto que Mostar es una ciudad preciosa. Seguramente habrás visto mil veces en fotos su famoso puente. Lamentablemente el original fue destruido durante la Guerra de Bosnia, aunque el actual es una reconstrucción. ¡Pero Mostar es mucho más que su puente!

Una de las cosas que más nos sorprendió de Bosnia y Herzegovina es que el 90% de los bosnios son musulmanes. Por eso, en la gran mayoría de ciudades bosnias hay un aire bizantino. Eso se puede ver muy fácilmente en sus bazares. A lo largo de la historia ha habido mucha influencia turca en la zona, especialmente después de la conquista del Imperio Otomano en el siglo XV.

Aunque sin duda, el destino más interesante que ver en Bosnia y Herzegovina es Sarajevo. No destaca por ser una ciudad bonita, pero sí impactante. Allí sucedieron algunos de los episodios más importantes del siglo pasado. Por ejemplo, el asesinato del archiduque Francisco Fernando de Austria en 1914, que acabó causando la Primera Guerra Mundial. Pero sobre todo, en Sarajevo podrás ver las marcas que dejó la Guerra de Bosnia, que te servirá para aprender sobre el pasado para que cosas así no vuelvan a ocurrir.

Al margen de Mostar y Sarajevo, Bosnia y Herzegovia tiene otros sitios muy chulos. Uno de los más famosos es el monasterio de Blagaj, cerca de Mostar. ¡Parece un sitio de cuento!

En fin, en tu ruta por los Balcanes no puede faltar parar en Bosnia y Herzegovina. Seguro que no te arrepientes de dedicarle unos días a este país.

Botón volver arriba
Cerrar