Myanmar

Myanmar o Birmania es un destino cada vez más popular en Asia. La magia de Bagan y sus templos ha atrapado a muchos turistas a través de las fotografías y ha puesto en el mapa turístico a un país con todavía algunos problemas políticos. Por ejemplo, en 2016, la ONU acusó al gobierno militar birmano de realizar un genocidio contra una etnia musulmana.

A parte de estos problemas, en general el país nos decepcionó bastante. Aunque tenemos que admitir que Bagan nos encantó. ¡Y eso que Albert casi se rompe la nariz al caer en la terraza de un templo!

Hay bastantes sitios interesantes que ver en Myanmar. Lo más lógico sería empezar el viaje en su ciudad más importante, Yangon. Se encuentra en el extremo sur del país y fue la antigua capital birmana. Ahora el centro político de Myanmar está en Naipyidó, en el corazón del país.

Yangon no nos gustó en absoluto, siempre con un par de excepciones. Nos pareció una ciudad caótica, sucia y poco atractiva. Sin embargo, la pagoda Shwedagon nos encantó. Se trata de la pagoda más sagrada para los budistas. ¡Es impresionante!

Cerca de la pagoda encontrarás el lago Kandawgyi. En sus alrededores hay un parque muy bonito para pasear y desconectar del bullicio de Yangon. Es una zona con muchos hoteles, incluso algunos con vistas a la pagoda Shwedagon.

Pero el principal destino turístico de Myanmar es Bagan. Desde el siglo IX y hasta el XIII, Bagan fue la capital del Reino de Pagan (antiguo Myanmar). En el periodo de máximo esplendor se construyeron un montón de templos, que en la actualidad todavía podemos visitar. Lamentablemente muchos no aguantaron el paso del tiempo ni los terremotos, pero todavía podemos disfrutar de más de 2000.

La zona arqueológica es muy grande y lo más divertido es alquilar una e-bike y recorrerla sin rumbo. Sin duda, es el lugar más especial que ver en Myanmar.

Y el tercer destino por excelencia del país y que no puede faltar en cualquier ruta por Myanmar es Mandalay. Fue la última capital real de Birmania. En su interior hay un montón de templos interesantes, aunque su principal atractivo es el Palacio Real.

Tampoco olvides subir a Mandalay Hill para ver como el sol se pone por detrás de la ciudad. En las afueras también hay templos súper interesantes. Así que planea una estancia de como mínimo 2 días en Mandalay.

Moverse por Myanmar es fácil. Nosotros optamos por el autobús y creemos que es una opción bastante práctica y económica para enlazar las principales ciudades.

Botón volver arriba
Cerrar