Mandalay

Mandalay fue la última capital real de Birmania. Actualmente es la segunda ciudad más grande de Myanmar después de Yangon y una de las más visitadas.

En general, Mandalay nos pareció un destino bastante atractivo. Nos gustó más que Yangon pero menos que Bagan. A nivel de atractivos, hay un montón de cosas que hacer en Mandalay. ¡Y eso es positivo! Sin embargo, lo que no nos gustó tanto es que todo está muy disperso y que necesitas ir en taxi o tuk tuk.

A nosotros nos encanta caminar por las ciudades para descubrir sus imprescindibles. Creemos que es la mejor manera, aprecias más las escenas cotidianas de los locales que desde dentro de un coche. Pero en Mandalay es muy difícil enlazar atractivos a pie. ¡Están muy dispersos!

Sin duda, uno de los sitios que más nos gusto de Mandalay fue su colina. Se llama Mandalay Hill y desde sus 230 metros de altura sobre el nivel del mar ofrece unas vistas preciosas de la ciudad y sus alrededores. Lo mejor es subir al atardecer para ver como el Sol se esconde por detrás de los campos. ¡Es maravilloso!

Aunque el principal atractivo de la antigua capital real es, precisamente, el enorme Palacio Real. Fue el último construido por los reyes de Birmania, por eso es tan especial.

En el centro de la ciudad de Mandalay podrás conocer varios monumentos. Uno de nuestros favoritos es el Monasterio Shwenandaw, ¡está hecho completamente de madera!

Y para los amantes de la lectura, no habrá nada mejor que leer el libro más grande del mundo en la pagoda Kuthodaw. Tiene 729 santuarios y en cada uno de ellos se encuentra una losa de mármol con enseñanzas budistas. Por eso se considera el libro más grande del mundo. Al margen de esta curiosidad, el templo es precioso.

Muchos dicen que lo mejor de Mandalay está en sus alrededores. Así que, como mínimo, deberás dedicar un día a conocer los templos que se encuentran en las ciudades vecinas. La mejor manera es contratar un conductor privado para todo el día para que te lleve a Mingun, Sagaing y al puente U-Bein en el mismo día.

Creemos que Mandalay, junto a Bagan, no puede faltar en tu ruta por Myanmar.

Botón volver arriba
Cerrar