20 cosas que hacer en Zermatt (Suiza)

Zermatt es una parada imprescindible en cualquier viaje a Suiza. Este coqueto pueblo es una de las estaciones de esquí más conocidas internacionalmente. ¡Y con razón! Tiene unas vistas privilegiadas sobre el Matterhorn o monte Cervino. Tanto en verano como en invierno hay multitud de cosas que hacer en Zermatt y las montañas que lo rodean. Te contamos 20 cosas que hacer en Zermatt para que aproveches al máximo tu visita 🙂

Zermatt también es conocido por ser un pueblo sin coches. Bueno, en realidad solo pueden circular vehículos eléctricos. Por lo tanto, si vas en coche hay que aparcar en un pueblo cercano y llegar a Zermatt en transporte público.

Cómo llegar a Zermatt con coche o transporte público  

En este mapa encontrarás la ubicación de todas las cosas que ver y que hacer en Zermatt.

20 COSAS QUE HACER EN ZERMATT

1. Perderse por las calles de Zermatt, un pueblo encantador

Zermatt fue nuestra primera parada en la zona de los Alpes suizos. Llegamos desde Ginebra y nos fascinó el ambiente de pueblito de montaña de Zermatt. La mayoría de edificios son de estilo tradicional, en madera recubierta de resina y con tejados de roca laminada. En verano los balcones están llenos de flores de colores y en invierno recubiertos de nieve. La calle principal está llena de tiendas y restaurantes. Allí también encontrarás nueve placas de bronce homenajeando a los primeros alpinistas que consiguieron llegar a la cima del Matterhorn.

2. Sacar la típica foto de Zermatt con el Matterhorn al fondo

El pueblo de Zermatt es precioso. Pero el verdadero protagonista es el monte Cervino o Matterhorn, que asoma por detrás de las casitas. Con sus 4.478 metros de altura y su forma de pirámide, es una de las montañas más fotografiadas del mundo. Se puede contemplar desde muchos puntos del pueblo, pero nos gustó mucho un mirador ubicado a las afueras. Una parada imprescindible que hacer en Zermatt para tomar una buena foto.

que hacer en Zermatt
Unas vistas preciosas del Cervino sobre el pueblo de Zermatt

3. Vigilar mucho al caminar por las calles de Zermatt

Lo más peculiar de Zermatt es que solo pueden circular coches eléctricos para evitar la polución. Es una medida ejemplar, además se nota muchísimo la calidad del aire. Cuando nos marchamos de Zermatt, nada más bajar del tren notamos el aire mucho más sucio por el olor en Interlaken (¡y eso que no es París o Tokio!).

El único inconveniente de los vehículos eléctricos es que no hacen nada de ruido. Así que si vas paseando despistado los minibuses pueden casi rozarte sin que te enteres. ¡Nosotros nos pegamos algún que otro susto!

4. Darse un capricho durmiendo en un hotel con vistas

Enseguida vamos a por más miradores del Matterhorn. Pero, ¿por qué conformarse con verlo unas pocas horas si lo puedes ver desde la habitación? Hay varios hoteles con vistas privilegiadas en Zermatt. Aquí van unos pocos 😉

5. Subir al Gornergrat y enamorarse de las vistas

El Gornergrat fue nuestro mirador favorito de toda Suiza en alta montaña. Desde allí se pueden contemplar hasta 29 picos más altos de 4.000 metros, incluyendo el Matterhorn y el Monte Rosa, el más alto de Suiza. Además del mirador, hay varias tiendas, restaurantes, un observatorio astronómico y un hotel con vistas privilegiadas. Tiene que ser espectacular irse a dormir y despertar con una tranquilidad absoluta rodeado de ese paisaje. También hay varios caminos en la zona para disfrutar de la naturaleza haciendo senderismo.

El tren cremallera sale desde enfrente de la estación de Zermatt. Funciona desde 1896, cuando se convirtió en el primero del mundo en funcionar totalmente con electricidad. El viaje hasta Gornergrat, a 3.089 metros, dura unos 35 minutosEl billete de ida y vuelta cuesta 90CHF (78€), la mitad con el Swiss Travel Pass.

Todo sobre el Swiss Travel Pass para moverse por Suiza en tren  

que hacer en Zermatt
Así de bonitas son las vistas desde lo alto del Gornergrat

6. Subir al Matterhorn Glacier Paradise, la estación de montaña más alta del país

Una de las cosas más populares que hacer en Zermatt es subir a la estación de montaña más alta de Suiza. El Matterhorn Glacier Paradise está en la cima del Klein Matterhorn, a 3.883 metros. Su mirador panorámico 360º es genial, se ven decenas de montañas y también unos cuantos glaciares. Es un verdadero paraíso para los amantes del esquí. Impresiona muchísimo estar rodeado de tanto hielo y nieve. También hay una zona interior con un túnel de hielo, esculturas de hielo, una zona de ciney un restaurante.

El viaje es de unos 45 minutos en total con tres teleféricos distintos (Zermatt-Furi-Trockener Steg-Glacier Paradise). El billete de ida y vuelta cuesta 100CHF (87€). Con el Swiss Travel Pass obtienes un 50% de descuento.

Billete combinado Matterhorn Glacier Paradise + Gornergrat
Si quieres visitar las dos estaciones de montaña más famosas de Zermatt en un día hay un billete combinado para ahorrar. Se llama Peak2Peak y cuesta 136CHF (120€) , la mitad con el Swiss Travel Pass. Primer se sube al Matterhorn Glacier Paradise y antes de bajar a Zermatt se hace una parada en Gornergrat. ¡Un día perfecto!
que hacer en Zermatt
La única montaña despejada que pudimos ver desde el mirador, todas las demás estaban cubiertas de nubes

7. Sacar la foto más bonita en el Riffelsee

Nosotros subimos hacia Gornergrat con el primer tren para disfrutar del amanecer frente al lago. Ver cómo la punta del Matterhorn iba cogiendo una tonalidad dorada por el sol fue una experiencia mágica. Hay que bajar en la parada Riffelsee y caminar solo 5 minutos en bajada hasta el lago. El monte Cervino se refleja en el agua creando una imagen preciosa. Si quieres ver un reflejo perfecto lo mejor es ir a primera hora de la mañana o a última de la tarde, cuando el agua del lago está más quieta.

que hacer en Zermatt
Disfrutar de este amanecer es algo precioso que hacer en Zermatt

8. Hacer que el logo de Toblerone encaje

Una turistada que hacer en Zermatt es comprar un Toblerone antes de subir a Gornergrat. Una vez arriba trata de encajar la punta del Matterhorn que aparece en la caja de la chocolatina con la montaña de verdad. ¡Hay que tener muy buen pulso! Por cierto, ¿sabes que el logo de Toblerone oculta un oso? Te contamos su significado y otras curiosidades de Suiza en este otro post 😉

que hacer en Zermatt
Una buena turistada que hacer en Zermatt

9. Hacer la ruta senderista 5 Seenweg

Esta caminata es un imprescindible que hacer en Zermatt cuando hace buen tiempo. Se llama el camino de los cinco lagos porque pasa por los lagos Stellisee, Grindjisee, Grünsee, Moosjiesee y Leisee. Todos ellos son preciosos y tienen vistas al monte Cervino. Son 9,3 kilómetros de caminata que se hace en unas dos horas y media. Se puede hacer en familia, ya que no es para nada técnica ni complicada. Además, hay un parque infantil justo al lado de la estación de Sunnegga.

Lo idóneo es empezar el sendero en Blauherd y terminar en Sunnegga. En esta dirección, la mayoría del camino hace bajada y es menos exigente físicamente. El billete combinado para hacer la caminata cuesta 39CHF (34€). Incluye el viaje de Zermatt a Blauherd y de Sunnegga de vuelta a Zermatt.

¡Alerta!
El teleférico que sube a Blauherd solo funciona de mayo a septiembre. El resto de meses del año la caminata se alarga una hora porque tendrás que empezar y terminar en Sunnegga. El funicular de Zermatt a Sunnegga cuesta 21CHF (18€) ida y vuelta.
que hacer en Zermatt
Esta caminata es todo un imprescindible que hacer en Zermatt con buen tiempo

10. Subir al Rothorn Paradise

También desde Blauherd puedes coger un segundo teleférico hasta la montaña Unterrothorn, a 3.104 metros. Es un excelente mirador de las decenas de cuatromiles que rodean Zermatt incluyendo -¡cómo no!- el Matterhorn. Muchos dicen que es el mejor mirador de la famosa montaña 😉 Nosotros no tuvimos la oportunidad de comprobarlo porque el teleférico estaba cerrado a causa de algunos movimientos de tierra en la zona. Desde allí hay acceso directo a pistas de esquí y varios senderos.

11. Cruzar el Charles Kuonen Suspension Bridge

Algo único que hacer en Zermatt es cruzar el puente en suspensión para peatones más largo del mundo. El puente Charles Kuonen atraviesa 494 metros sobre un precipicio de 85 metros. No intentes cruzarlo si sufres de vértigo, además de ser muy largo y alto, la pasarela es de rejas y se puede ver lo que hay debajo. Solo está abierto de mayo a septiembre, ya que puede ser peligroso con nieve.

Cómo llegar al puente Charles Kuonen

Llegar hasta el puente no es tarea fácil. Se puede hacer una caminata de dos días desde Zermatt hasta Grächen. Dicen que es una de las más bonitas de los Alpes. Pero si no tienes tanto tiempo o no estás en buena forma física también se puede llegar desde Randa. El viaje en tren de Zermatt a Randa dura solo 15 minutos. Una vez en la estación de Randa, hay un camino circular de 8,7 kilómetros que pasa por el puente. Se tarda unas 4 horas en hacer la caminata (ida y vuelta).

12. Visitar el Museo del Matterhorn

Una visita especial que hacer en Zermatt es el museo del Matterhorn, el único en el mundo dedicado a una sola montaña. El edificio del museo simula la forma del Cervino con cristal. Dentro se explica la evolución social y cultural de toda la zona que rodea la montaña. También se trata cómo han ido avanzando los deportes de montaña y las mejoras del material desde la época dorada del alpinismo en el siglo XIX. El objeto más preciado del museo es un trozo de cuerda del primer ascenso al Matterhorn en 1865. Cuatro de los siete montañeros de aquella expedición perdieron la vida.

La entrada cuesta 10CHF (9€) y es gratuita con el Swiss Travel Pass.

13. Conocer la Iglesia de San Mauricio

Una parada interesante que hacer en Zermatt es visitar su iglesia. Su torre se ve desde casi cualquier punto de la ciudad y es una de las iglesias con vistas más privilegiadas del mundo: el Matterhorn se ve desde las escaleras. Este edificio religioso está dedicado a San Mauricio. La versión actual de la iglesia es de 1980, pero hay registros que indican que existe desde 1285, ¡casi nada!

que hacer en Zermatt
La iglesia de Zermatt

14. Recordar a algunos alpinistas fallecidos en su cementerio

El Matterhorn es una de las montañas más bonitas que hemos visto. Pero también tiene su cara fea y es que es una de las más peligrosas para los montañeros. Cerca de la iglesia de Zermatt hay un cementerio dedicado a los que perdieron la vida intentando escalar montañas de la zona. Muchas de las tumbas están acompañadas de flores y objetos relacionados con el alpinismo: botas y piolets. Es una visita muy emotiva que hacer en Zermatt para recordar a todas estas víctimas.

que hacer en Zermatt
Algunas tumbas del cementerio, una visita muy emotiva que hacer en Zermatt

15. Subir al Breithorn

Si no tienes experiencia con el alpinismo pero te encantaría subir un cuatromil, ¡el Breithorn es para ti! Es uno de los montes más “fáciles”. Desde la cima hay una panorámica increíble de los Alpes. Se tarda unas dos horas en llegar a cima por un camino técnicamente sencillo. Pero no hay que olvidar que se llega a los 4.164 metros de altura, así que se necesita una buena forma física. Lo mejor es contratar los servicios de un guía para ir más seguro, además te dejarán todo el equipamiento necesario.

16. Disfrutar del Schwarzsee

Otra visita muy recomendable que hacer en Zermatt es Schwarzsee (lago negro). Es un lago de montaña pequeñito pero muy bonito. En su orilla hay una curiosa capilla dedicada a Nuestra Señora de las Nieves. Dice la leyenda que la construyeron dos excursionistas que se perdieron por la niebla. Prometieron que si eran rescatados construirían una capilla, y ahí está 🙂 El lago es el punto de inicio del ascenso al Matterhorn para los montañeros más experimentados. Cuando regresan es tradición que paren en la capilla como agradecimiento. En invierno hay acceso directo a las pistas de esquí, por eso hay un hotel allí mismo.

Cómo ir de Zermatt a Schwarzsee

Hay que coger dos teleféricos: Zermatt-Furi y Furi-Schwarzsee. Todo el trayecto se hace en unos 20 minutos. El billete para ir y volver desde Zermatt cuesta 43,50CHF (38 €). Si tienes el Swiss Travel Pass hay un 50% de descuento.

17. Alucinar con el color turquesa del agua en el Gorner Gorge

Muy cerca de Zermatt está la garganta del río Gornera. Es un lugar para apreciar la belleza de la naturaleza. Las paredes del desfiladero son muy estrechas y en algunas secciones el agua avanza con fuerza. En otras partes, el agua está calmada y se puede apreciar su increíble color turquesa. Hay una instalación de pasarelas de madera para poder seguir el curso del agua dando un paseo. La garganta a las afueras de Zermatt, pero se puede llegar en unos 15 minutos a pie. La entrada cuesta 5CHF (4€).

18. Cruzar el puente colgante de Furi

Justamente sobre el mismo río Gornera hay un puente colgante de 100 metros de largo. ¡Y casi 100 metros de caída debajo! Cruzarlo es un imprescindible que hacer en Zermatt para los más aventureros. El puente forma parte de una caminata circular muy sencilla de 3 kilómetros. Solo se tarda una hora y es ideal para hacer en familia desde el centro de Furi. Se puede llegar allí andando desde Zermatt o cogiendo el teleférico en solo 5 minutos.

19. Esquiar, una de las actividades más populares que hacer en Zermatt

En esta lista de cosas que hacer en Zermatt, ¡no nos podíamos olvidar del esquí! En realidad es lo que la mayoría de visitantes van a hacer, tanto en invierno como en verano. Y es que la estación de esquí de Zermatt tiene más de 360 kilómetros de pistas. En el Matterhorn Glacier Paradise hay pistas abiertas todo el año. Por eso muchos esquiadores profesionales eligen Zermatt como base de operaciones.

Hay diversos pases de esquí diferentes. Algunos dan solo acceso a las pistas, mientras otros también incluyen el transporte en funiculares y teleféricos de la zona. Los precios y las opciones varían en las temporadas de verano e invierno.

20. Visitar la bonita aldea de Zmutt

Para acabar con la lista de cosas que hacer en Zermatt, nos vamos hacia una pequeña aldea llamada Zmutt. Se puede llegar andando una horita o cogiendo el teleférico hasta Furi y un autobús. Sus casitas de madera y una pequeña capilla barroca rodeadas de naturaleza forman una imagen de postal. Además esta aldea fue hogar de una persona ilustre: Ulrich Inderbinen. Con 90 años, este hombre aún guiaba expediciones hasta la cima del Matterhorn.

Desde Zmutt sale un camino hacia el refugio Schönbielhütte. Allí se encuentra la cascada de Arben, con unas vistas chulísimas del Matterhorn.

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

Responsable » Los Traveleros Worldwide S.L.
Finalidad » Gestionar y responder tus comentarios.
Legitimación » Tu consentimiento.
Destinatarios » Los datos que nos facilites estarán ubicados en los servidores de Webempresa (proveedor de hosting de Los Traveleros) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Webempresa.
Derechos » Podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Más información aquí.