Zermatt

Zermatt es uno de los pueblos más bonitos del mundo. Y es que hay pocos sitios que tengan una ubicación tan privilegiada como esta joya suiza. Se encuentra, nada más y nada menos, que a los pies del increíble Matterhorn o Cervino, una de las montañas más emblemáticas del mundo.

El pueblo de Zermatt es sin tráfico. La entrada a coches no está permitida, así que puedes respirar el aire puro de las montañas mientras paseas por sus calles. Es un destino muy común tanto en invierno como en verano. Durante los meses más fríos es ideal para esquiar y practicar deportes de invierno, pero en verano también es muy común practicar senderismo y otro tipo de actividades al aire libre. Igual que la mayoría de sitios de Suiza, Zermatt es un destino ideal para enamorarse de la naturaleza.

Hay un montón de cosas que hacer en Zermatt. Quizá no muchas en el interior del pueblo, porque es pequeñito, pero sí en sus alrededores. La más famosa es subir al Gornergrat a 3089 metros sobre el nivel del mar. Desde el centro de la ciudad sale un tren precioso que te llevará hasta este precioso mirador. Desde arriba podrás ver un montón de picos de 4000 metros.

Sin embargo, te recomendamos parar en la parada Riffelsee para visitar un sitio mágico. En ese lago se ve el Monte Cervino reflejado. Recomendamos ir con el primer tren para ver el amanecer. ¡Es precioso!

Gornergrat no es el único mirador en Zermatt. De hecho, incluso puedes subir más arriba. El Glacier Paradise es ideal, desde sus casi 4000 metros podrás disfrutar de unas vistas increíbles de montañas y glaciares. ¡Incluso hay un túnel de hielo!

Los más atrevidos también pueden escalar al Cervino, aunque se recomienda tener bastante experiencia ya que es una montaña muy técnica donde cada año pierden la vida varias personas. Solo hace falta pasear por las calles de Zermatt para toparse con el cementerio de los alpinistas. Una historia triste…

Si te gusta caminar, en Zermatt tendrás la oportunidad de hacer una de las rutas senderistas más bonitas de Suiza. Se llama Ruta de los Cinco Lagos, porque como indica su nombre, pasa por cinco lagos, la mayoría con vistas al Cervino.

Zermatt se encuentra algo apartado de las principales ciudades suizas, pero se puede llegar bastante rápido desde Ginebra. De todos modos, seguro que no te arrepientes de conocer este trocito de paraíso natural.

Botón volver arriba
Cerrar