Hoi An

Hoi An es uno de los destinos más especiales de Vietnam. Durante los siglos XVI y XVII, gracias a su puerto, se desarrolló como un gran centro comercial y atrajo a ricos comerciantes de todo el mundo que construyeron sus casas allí. ¡Y hoy podemos disfrutar de ese legado!

Pasear por sus calles es como visitar un museo al aire libre. De hecho fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1999. Ha sido capaz de conservar su encanto y patrimonio desde su periodo de esplendor comercial.

Cuando caminas por las calles de su centro histórico te remontas a ese periodo. Encontrarás templos chinos, casas coloniales y un montón de farolillos. De hecho, lo que mejor define a Hoi An son sus fachadas amarillas llenas de farolillos iluminados.

No hay muchas cosas concretas que ver en Hoi An, pero es de esos destinos en los que te quedarías semanas. ¡Tiene un encanto especial que te atrapa! Especialmente su mercado nocturno de farolillos. Si buscas un souvenir auténtico, ¡te los querrás llevar todos!

El momento más mágico del día es el atardecer. En la orilla del río lanzan varios farolillos y el ambiente es precioso. Incluso puedes dar un paseo en barca.

Alojarse en Hoi An no es muy caro. En el centro histórico hay un montón de alojamientos. De todos modos, si buscas más tranquilidad, te recomendamos dormir en las afueras. Es una ciudad encantadora para caminar, aunque también es muy común recorrérsela en bicicleta.

Y si te apetece bañarte en la playa, en Hoi An también podrás hacerlo. Es evidente que no son tan espectaculares como las de Tailandia o Malasia, pero no están nada mal para refrescarse. Además en la zona de la playa también hay un montón de hoteles donde dormir en Hoi An.

En Hoi An no te vas a aburrir, pero también se pueden hacer un montón de excursiones. Por ejemplo, la más popular es ir al parque temático Sun World en Ba Na Hills.

Botón volver arriba
Cerrar