Meknes

Meknes es una de las cuatro ciudades imperiales de Marruecos junto con Marrakech, Fez y Rabat. También se conoce con el nombre de Mequinez en español. Incomprensiblemente, tiene mucha menos fama que las demás ciudades imperiales. Pero te aseguramos que visitar Meknes merece mucho la pena. El sultán Moulay Ismail movió la capital del país de Fez a Meknes desde el año 1672 hasta el 1727.

Durante ese periodo de esplendor se construyeron muchos de los sitios históricos que ver en Meknes. Por ejemplo, no puedes marcharte sin conocer las majestuosas puertas Bab El-Mansour y Bab El-Khemis. Tampoco falta un gigantesco Palacio Real, aunque no se puede visitar el interior, paseando por sus alrededores verás maravillas arquitectónicas.

Solamente por ver la madraza Bou Inania, Meknes nos parece una parada obligada en un viaje a Marruecos. Es un monumento impresionante, para pasar horas observando cada detalle en sus mosaicos. Y lo mejor es que puedes visitarla sin más turistas alrededor.

La medina de Meknes fue nuestra favorita de todo Marruecos. No está plagada de los típicos productos para turistas como ocurre en otras ciudades. Hay un ambiente mucho más auténtico, perfecto para contemplar el día a día de los turistas. Los vendedores dejan a un lado sus tácticas agresivas para conversar amablemente. Además, los precios de los zocos son más bajos que en Fez o Marrakech.

Muchos viajeros deciden conocer Mequinez en un día, a modo de excursión desde Fez. Por eso te proponemos un itinerario para ver todos los lugares imprescindibles en pocas horas. Te recomendamos restaurantes y hoteles donde alojarse en Meknes.

También te informamos sobre todas las opciones de transporte para ir de Fez a Meknes. Y si dispones de más tiempo, te recomendamos visitar también los restos de la ciudad romana de Volubilis y la ciudad sagrada de Moulay Idriss. Son un complemento perfecto para un viaje a Meknes.

Botón volver arriba
Cerrar