Ginebra en un día: itinerario de visita

Visitar Ginebra en un día no es ninguna locura. En Suiza seguramente te faltará tiempo para disfrutar de la naturaleza en todo su esplendor. Así que dedicarle menos tiempo a las ciudades no es un mal plan. En este post presentamos un itinerario para conocer Ginebra en un día. Y si cuentas con más tiempo, te dejamos 25 cosas que hacer en la ciudad para que puedas complementarlo.

Nuestro hotel
Durante nuestra estancia en Ginebra nos alojamos en el Hotel Bristol. Está cerca de todo: podrás ir andando a todas partes. El hotel es precioso y el desayuno, espectacular. Lo recomendamos al 100%

GINEBRA EN UN DÍA: ITINERARIO DE VISITA

1. Empezar el día familiarizándote con los relojes en l’horloge fleurie

Una de las visitas más especiales que hacer en este itinerario de Ginebra en un día es l’horloge fleurie. Como bien sabrás, en Suiza son los reyes de los relojes. Y en Ginebra es donde se empezaron a fabricar estas máquinas tan precisas.

Paseando por las calles de Ginebra seguramente te vas a encaprichar con algún reloj. ¡Pues no hará falta que te gastes tanto dinero para saber qué hora es! Mirando este precioso reloj hecho con flores tendrás suficiente 🙂

Se usan 6500 plantas para la esfera y se van cambiando en cada estación. El reloj fue creado en 1955 como homenaje a los relojeros de la ciudad como guiño a la naturaleza. Y como curiosidad, fue el reloj de flores más grande del mundo con un diámetro de 5 metros. Sin embargo, en 2005 se construyó uno en Teherán que mide 15 metros. ¡El triple! Sin duda, una parada imprescindible en este recorrido por Ginebra en un día.

Ginebra en un día
El famoso reloj de flores, uno de los mejores atractivos que ver en Ginebra en un día

2. Quedarse impresionado con la fuerza del Jet d’Eau

El Jet d’Eau es el principal icono de Ginebra. Con 140 metros de altura es una de las fuentes más grandes del mundo. De hecho, se ve desde muchas partes de la ciudad.

En sus inicios no fue una fuente sino una válvula de seguridad para una red de energía hidráulica a las afueras de la ciudad. Sin embargo, con el paso de los años se le encontró potencial estético y fue trasladada a su ubicación actual en 1891. No es muy bonita, pero sí impresionante.

Se puede ir justo debajo del chorro desde donde se puede ver con la fuerza que sale el agua. Está encendido todos los días desde las 10h. Y de primavera a otoño, también funciona de noche y cuenta con unas luces muy bonitas. Si hace mucho viento o las temperaturas están bajo cero no podrás disfrutar del Jet d’Eau.

Ginebra en un día
El impresionante Jet d’Eau

3. Fotografiar la Torre Molard, una de las cosas más bonitas que ver en Ginebra en un día

Durante muchos años, la ciudad de Ginebra contó con un puerto lacustre. Así que decidieron construir una muralla para protegerlo. La torre Molard formaba parte de esa muralla. Aunque la que hay ahora no es la actual, fue reconstruida para intentar que se pareciera al máximo a la de 1591.

La torre está en una plaza muy bonita con varios cafés y restaurantes. Parate a tomar algo y a disfrutar del ambiente antes de adentrarnos a la Vieille Ville, la parte más bonita de este recorrido por Ginebra en un día. 

Ginebra en un día
La preciosa torre Molard

4. Perderse por las calles de la Vieille Ville, el centro histórico de Ginebra

La parte que más nos gustó de Ginebra fue su centro histórico. Aunque no nos pareció tan bonito como el de Berna o el de Zúrich, merece mucho la pena. Además ¡es el más grande de Suiza!

Lo más atractivo son sus plazas. La plaza de Bourg-de-Four es el corazón de la ciudad vieja y suele haber mucho ambiente. Piérdete un poco por sus calles adoquinadas y disfruta de sus edificios históricos. ¡No te defraudará!

5. Conocer la Maison Tavel, la casa privada más antigua de Ginebra

Precisamente, hablando de edificios históricos, no puedes perderte la Maison Tavel. Se trata de la casa privada más antigua de la ciudad. En 1334, la familia Tavel adquirió un local hecho ruinas tras un incendio y construyó la casa que hoy podemos conocer. Aunque no está igual, la ciudad decidió comprar y restaurar la casa para convertirla en un museo.

Puedes entrar gratis en su interior. Ahora es un museo donde podrás ver los cambios que ha sufrido la ciudad a lo largo de su historia. Una visita interesante en este recorrido por Ginebra en un día. 

Ginebra en un día
Historia pura en el corazón de Ginebra

6. Citarse en el Muro de la Reforma

El Muro de la Reforma es otra parada curiosa en este itinerario por Ginebra en un día. La ciudad de Ginebra fue un lugar muy importante de la Reforma Protestante porque allí residía Juan Calvino. De hecho, también falleció en la ciudad suiza.

Este muro es un monumento conmemorativo a Calvino. Se construyó en el 400 aniversario del nacimiento del teólogo francés. Allí podrás ver los relieves de personajes importantes de la Reforma como el propio Calvino o Knox.  Está construido sobre una parte de las antiguas murallas del siglo XVI, que protegieron la ciudad hasta mediados del XIX.

Como curiosidad, el monumento fue financiado por fieles protestantes de varios países.

Ginebra en un día
Una de las vistas más bonitas de la ciudad

7. Subir a las torres de la Catedral de San Pedro de Ginebra, una de las mejores cosas que hacer en este recorrido de Ginebra en un día

La Catedral de San Pedro es una de las joyas del centro histórico de Ginebra. Este edificio religioso se empezó a construir en el siglo XII y cuenta con una mezcla de estilos.

Aunque está bien conocer su interior, lo más bonito es poder subir a sus torres. La entrada cuesta 5CHF (4€) y está incluida en la Geneva Pass. Desde arriba tendrás unas vistas privilegiadas del centro histórico, el lago y el Jet d’Eau. ¡No te lo pierdas!

8. Trasladarse a Rusia visitando la Catedral Ortodoxa

Una actividad sorprendente que hacer en este itinerario por Ginebra en un día es visitar la Catedral Ortodoxa Rusa. Si ya has estado en Rusia, seguro que te trae estupendos recuerdos. Cuando fuimos a Suiza nosotros todavía no habíamos estado en Rusia y nos entraron muchas ganas de ir. ¡Es preciosa!

Fue construida en 1859 gracias a ayudas económicas de la cuñada del Zar Alejandro I. Además, la amplia comunidad ortodoxa que hay en Ginebra ha contribuido estos años a su mantenimiento.

A nosotros nos encantó por fuera. Aunque si también quieres verla por dentro, la entrada te costará solo 2CHF.

Ginebra en un día
¿Moscú o Ginebra?

9. Reponer fuerzas en le Radar de Poche

Apenas tendrás que caminar 5 minutos desde la Catedral Ortodoxa para llegar a este restaurante. ¡Nuestro favorito en Ginebra! El día se presenta cargadito, así que resulta indispensable cargar fuerzas para que no te falte energía. Y para eso, ¿hay mejor receta que un buen plato de pasta?

En este local podrás comer un abundante y rico plato de pasta por un precio más que razonable. En la carta solo tienen 5 o 6 platos, pero todos muy ricos y bien de precio. Para que tengas una referencia, te costarán entre 13CHF y 18CHF (de 11€ a 16€). Y lo mejor son las vistas a la Plaza de Bourg de Four 🙂

8 restaurantes donde comer barato en Ginebra  

Ginebra en un día
¡Delicioso!

10. Aprender sobre física en el CERN, el laboratorio más grande del mundo

Después de comer te aconsejamos visitar uno de los principales atractivos en este itinerario por Ginebra en un día: el CERN. La Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN por sus siglas en francés), es el laboratorio de investigación física de partículas más grande en todo el mundo. Ginebra es la sede de varios organismos internacionales. Así que no nos sorprende en absoluto que este ahí.

Solo por ver el edificio ya merece la pena. Es una esfera norma de madera que simboliza la tierra. ¡Mide nada más y nada menos que 40 metros de diámetro! La entrada al CERN es gratuita, pero si tienes pensado hacer este recorrido por Ginebra en un día durante un domingo, te lo encontrarás cerrado.

Para llegar allí, después de comer en le Radar de Poche, te aconsejamos caminar hasta la estación central y coger el tranvía 18. En unos 20 minutos estarás en el CERN listo para aprender.

11. Conocer el significado de la Broken Chair

Una vez hayas visitado el CERN, es hora de coger de nuevo el tranvía 18 hasta la estación central. Y una vez allí cambiar al 15 hasta la parada Nations, en frente de las Naciones Unidas.

Al lado de la parada verás una silla roja enorme. Y no hace falta fijarse muy bien para ver que le falta una pata. Esta escultura de madera mide 12 metros de altura. ¡Es una pasada!

Pero lo mejor es entender su significado. Esta obra fue ideada por la asociación solidaria Handicap Internacional. Su función es ayudar a personas discapacitadas y vulnerables en los países más desfavorecidos.

Fue colocada provisionalmente allí en 1997 por solo tres meses con el objetivo de mostrar apoyo al Convenio de Prohibición de minas antipersona que tenía que firmarse en Ottawa. Sin embargo la silla fue todo un éxito y en la actualidad todavía sigue ahí mostrando el rechazo a las minas antipersonas y las bombas de racimo.

Ginebra en un día
Un monumento reivindicativo e impresionante

12. Ver las famosas banderas en el Palacio de las Naciones

Una de las cosas imprescindibles que ver en Ginebra en un día es la sede europea de las Naciones Unidas. La más importante se encuentra en Nueva York, pero la de Ginebra es la segunda por tamaño e importancia.

Allí podrás ver todas las banderas de los 193 estados miembros. Si quieres conocer el interior del Palacio de las Naciones con detalle puedes hacer un tour guiado. Duran unos 45 minutos y no tienes que reservar. Eso sí, tendrás que ir al centro de visitantes antes de las 16h. ¡Si te da tiempo, perfecto!. El tour guiado cuesta 12CHF (10€).

Ginebra en un día
Una de las estampas más famosas de Ginebra

13. Acabar este recorrido por Ginebra en un día en el edificio del Museo de Ariana

En el mismo parque de Ariana, donde está la sede europea de la ONU, verás un edificio espectacular dedicado a exponer cerámica y cristalería. Si quieres entrar, podrás disfrutar de más de 20.000 objetos de varios rincones del mundo. La entrada a la exposición permanente es gratuita. Pero si quieres visitar todo el museo tendrás que pagar 12CHF (10€). ¿Te gustaría vivir en un palacio así?

Ginebra en un día
¡Un edificio precioso!

Y una vez hayas visitado el museo, coge de nuevo el tranvía 15 hasta el centro de Ginebra. Si todavía te sobra tiempo antes de cenar, puedes dar una vuelta por la zona comercial que hay en los alrededores de la estación Cornavin.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

Responsable » Los Traveleros Worldwide S.L.
Finalidad » Gestionar y responder tus comentarios.
Legitimación » Tu consentimiento.
Destinatarios » Los datos que nos facilites estarán ubicados en los servidores de Webempresa (proveedor de hosting de Los Traveleros) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Webempresa.
Derechos » Podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Más información aquí.