Ginebra

Ginebra es una de las ciudades más visitadas de Suiza. Se encuentra justo en la frontera con Francia, por eso la influencia del país galo es tan grande. Ginebra es la segunda ciudad más grande de Suiza solo por detrás de Zúrich.

A nivel institucional es muy importante ya que es la ciudad en la que hay más organizaciones internacionales. Por ejemplo, tiene la sede de varios organismos de Naciones Unidas o Cruz Roja, entre otras. Así que Ginebra siempre está en el punto de mira.

La ciudad también es un centro financiero muy importante. De hecho, según varios índices es el noveno centro mundial financiero y el tercero de Europa solo por detrás de Londres y Zúrich.

A nivel turístico, Ginebra también es bastante interesante. La ciudad se encuentra a las orillas del Lago Leman, el más grande de Europa Occidental. El principal icono de la ciudad es el Jet d’Eau, una fuente enorme cuyo chorro de que alcanza los 140 metros de altura.

Otro gran atractivo de Ginebra es su centro histórico, conocido como Vielle Ville. Está lleno de edificios tradicionales y al estar elevado tiene unas vistas preciosas del lago. Contrasta bastante con la zona comercial, ubicada en la parte inferior, donde todo se ve más moderno.

Si quieres tener unas buenas vistas, te recomendamos subir a las torres de la Catedral de San Pedro. ¡Son preciosas!

Ginebra es una de las ciudades más caras del mundo para vivir. Y si quieres hacer turismo, tampoco te salvarás de los altos precios. ¡Especialmente para dormir! Comer barato en Ginebra no es misión imposible y no puedes marcharte de la ciudad sin probar una fondue.

Los relojes suizos son considerados los más precisos del mundo. Y en Ginebra se encuentra el museo de Patek Philippe, una de las marcas de relojes más prestigiosas del mundo. Allí podrás aprender un montón sobre las maquinarias suizas y sobre la historia de la relojería.

Ginebra no es una ciudad especialmente bonita, pero tiene rincones muy interesantes. Creemos que no puede faltar en tu ruta por Suiza.

Botón volver arriba
Cerrar