Estrasburgo

Estrasburgo es la ciudad más importante de la histórica región de Alsacia, ahora parte del Gran Este. Pero su importancia no reside a nivel nacional, sino también a nivel continental. En Estrasburgo hay varias sedes de instituciones y organismos de la UE, entre ellos el Parlamento Europeo y el Consejo de Europa. Por eso, la ciudad de Estrasburgo es conocida como la capital de la Unión Europea.

A diferencia de los últimos tres siglos, Estrasburgo vive un periodo con más estabilidad. Anteriormente la ciudad pasó varias veces a ser parte de Alemania, aunque tras la II Guerra Mundial pasó en manos francesas de forma definitiva. Precisamente por eso se escogió Estrasburgo como sede del Consejo de Europa, precisamente por ser un símbolo de la reconciliación francoalemana (y europea).

Pero al margen de sus instituciones, Estasburgo es una ciudad preciosa. Su centro histórico es Patrimonio de la Humanidad y se encuentra en la Gran Isla. Su principal icono es la catedral, la cuarta más alta del mundo. ¡Es muy imponente! Además puedes subir al mirador y tener una bonita panorámica de la ciudad. Si por fuera no te das cuenta de su altura, seguro que al subir sus larguísimas escaleras de caracol para llegar al mirador tienes una referencia. Además en el interior del edificio se encuentra un interesante reloj astronómico. Se considera una obra maestra, ya que fue construido por varios artistas, matemáticos y técnicos del siglo XVI.

En Estrasburgo también se celebra el mercado navideño más famoso de Europa. Es uno de los mejores destinos para pasar esas fiestas tan especiales, aunque lo cierto es que acoge turistas durante todo el año.

Muchos no se quieren perder la zona de la Petite France. Es el rincón más pintoresco de Estrasburgo. Sus calles están llenas de casas históricas alsacianas de los siglos XVI y XVII. Vas a enamorarte de sus entramados de madera. Además está atravesado por un canal, que en su día fue muy importante para pescadores, molineros o curtidores de pieles.

Estrasburgo tiene muchísima influencia alemana. Si miramos su historia, hasta 1944 estuvo en manos alemanas. Aunque la influencia del país germánico se puede ver en toda la región de Alsacia, en Estrasburgo hay varios enteros que te trasladarán al país vecino. El mejor ejemplo es Neustadt. Se construyó en el siglo XIX como ampliación del centro de la ciudad y su arquitectura es toda una exhibición del poder prusiano: avenidas enormes, plazas majestuosas… Sus calles son el ejemplo perfecto de arquitectura alemana de finales de ese siglo.

Estrasburgo es una ciudad muy interesante y no puede faltar en tu ruta por Alsacia.

Botón volver arriba
Cerrar