Zhangjiajie

Zhangjiajie se ha convertido en uno de los principales destinos turísticos de China. El paisaje siempre ha sido el mismo, pero hubo un antes y un después de la película Avatar. Gracias al film de James Cameron, todo el mundo pudo ver la espectacularidad de este parque nacional.

Zhangjiajie está en el sureste de China, bastante alejado de las principales ciudades. Sin embargo, cuenta con un aeropuerto que recibe varios vuelos desde los aeropuertos nacionales más importantes. Aunque si tienes una semana en China o poco más, ir a Zhangjiajie te complicará bastante la vida. Pero lo más importante es que pese a ser un lugar lejano, está bien comunicado.

Antes de visitar Zhangjiajie debes saber que aunque el parque nacional tiene el mismo nombre que la ciudad, en realidad está a 30 kilómetros. La localidad más cercana es Wulingyuan. Así que creemos que es la mejor zona donde alojarse en Zhangjiajie.

Nosotros recomendamos dormir en Wulingyuan como mínimo dos noches para ver los imprescindibles del parque y luego dormir en Zhangjiajie ciudad otra noche para visitar la Montaña Tianmen e ir al aeropuerto de forma más rápida.

Debes tener en cuenta que la zona escénica de Wulingyuan es muy grande y hay varios miradores. Si solo tienes un día, puedes ir a los más importantes, pero merece la pena visitar el parque con detenimiento. Para llegar a los miradores, si quieres hacerlo de forma cómoda y rápida, deberás pagar un suplemento para acceder a los teleféricos. Aunque también es posible llegar andando.

Hay muchas cosas que ver en Zhangjiajie. La más famosa es la “Columna del Sur” o “Montaña Aleluya de Avatar”. Mide nada más y nada menos que 1080 metros de altura. ¡Es espectacular!

Pero al margen de las típicas montañas que salen en la película Avatar, el parque ofrece otros atractivos. Uno de ellos es el puente de cristal más largo del mundo. Se encuentra en el Gran Cañón de Zhangjiajie, aunque cruzarlo requiere un cargo extra.

Si tienes varias semanas en China, Zhangjiajie no puede faltar en tu lista. Nosotros fuimos desde Fenghuang, un pueblo tradicional precioso. ¡Muy recomendable!

Botón volver arriba
Cerrar