Iberostar Sábila: nuestro hotel en Tenerife

Tenerife fue la segunda isla que más nos gustó de las Canarias tras Lanzarote. Durante nuestra estancia en la isla más grande del archipiélago nos alojamos en el Iberostar Sábila. Es un hotel que invita a relajarse al sol gracias al clima canario, sus excelentes instalaciones y sus riquísimas opciones gastronómicas. Hemos tenido la suerte de estar en hoteles estupendos en los cinco continentes, pero no es ninguna barbaridad afirmar que Iberostar Sábila está entre los mejores.

Ubicación del hotel

El Iberostar Sábila se encuentra en Costa Adeje, la zona más popular donde dormir en Tenerife. Tanto el sur como el norte son preciosos. Pero el sur es mucho más popular porque el clima es mejor: las temperaturas son más altas y la precipitación es escasa durante todo el año.

Eso hace que sea una ubicación privilegiada para tus vacaciones. Está a solo 5 minutos a pie de la playa. Aunque es un hotelazo y probablemente no te apetezca demasiado salir del hotel porque allí no te faltará de nada, si quieres ir a la playa no necesitarás coche. Y aunque no es la playa más bonita de Tenerife, está genial para tomar el sol y refrescarse.

Pero si quieres disfrutar de playas más bonitas, apenas tardarás unos minutos en coche. La Autopista del Sur te conectará en pocos minutos con playas espectaculares como La Tejita o la Playa de los Guíos, dos de las más bonitas no solo de la isla sino de todo el archipiélago canario.

Descubre las mejores playas de Tenerife

Si quieres complementar tu estancia con algunas visitas turísticas, también está genial. Para llegar al Teide, el principal atractivo de la isla, apenas tardarás una horita vía Chío. Una carretera muy buena y preciosa.

Nuestra habitación en el Iberostar Sábila

Nosotros nos alojamos en la sexta planta, donde está la zona Star Prestige. La habitación era preciosa, cuidaron todo tipo de detalles. Nos recibieron con dos platos: uno de fruta y otro de dulces.

La cama era súper cómoda y las mantas nos encantaron. ¡Eran muy suaves! Nos gustó mucho tener las toallas de piscina directamente en la habitación, dentro de un precioso capazo.

iberostar sábila

También nos encantó el compromiso que tienen con el medio ambiente. En vez de colocar pequeños envases de champú y geles (como es habitual en la mayoría de hoteles), había dispensadores hechos con plástico reciclado. Además todas las botellas del minibar (y de todas las zonas del hotel) eran de vidrio. Nos encantó este compromiso y creemos que es la línea a seguir para reducir el impacto medioambiental en los océanos.

El hotel se llama Sábila haciendo un guiño al aloe vera, una planta muy típica en Canarias y con múltiples beneficios para la salud. En todo el hotel y en las habitaciones puedes ver varios detalles relacionados con el aloe. Por ejemplo, en la habitación había una bebida de aloe vera o en el desayuno había varios productos con este ingrediente.

Una de las cosas que más nos sorprendió fue la calidad de su personal. Nunca habíamos visto tanto detenimiento en limpiar las habitaciones. Cuidaban todo tipo de detalles. ¡Incluso nos dejaron una tabla con queso, embutidos y una botella de vino!

iberostar sábilaStar Prestige

Al tener una habitación Star Prestige, podíamos acceder a su zona en la sexta planta. Es una zona exclusiva, donde hay una piscina preciosa con vistas al mar, un jacuzzi y varias tumbonas donde tomar el sol mientras tomas algo. Las instalaciones estaban realmente bien, ¡no hacía falta salir del hotel para nada! Fue un lujazo poder disfrutar de ellas. En la misma zona tienen una recepción, así que si necesitas cualquier cosa no es necesario bajar a la planta 0.

Instalaciones del Iberostar Sábila

Las instalaciones del hotel son una pasada. ¡Había de todo! En la planta -2 podías disfrutar del restaurante principal donde servían el desayuno, el almuerzo y la cena.

Pero es que justo al frente estaba el Star Café, uno de nuestros rincones favoritos del hotel. El local es precioso y las tartas y batidos que sirven son totalmente irresistibles. Fuimos varias veces allí porque nos encantó todo.

En la misma planta también se encuentra la piscina principal, el bar, el gimnasio, el spa y otras facilidades. Por ejemplo también nos sorprendió encontrarnos con una galería de arte y hasta con una zona donde podías apostar.

En la planta de la recepción había otro bar y una dona donde organizaban actividades muy chulas por las noches. Nosotros disfrutamos de música en directo un par de noche. ¡Vaya pedazo de artistas había! Y también se encontraba el Gourmet Market, otro restaurante y una de las zonas más especiales del hotel.

Restaurantes y bares

Nosotros estuvimos en régimen de todo incluido. ¡Así que tuvimos mucho tiempo para enamorarnos de todos sun rinconcitos culinarios!

En el restaurante principal disfrutamos mucho. Fue donde más almorzamos y cenamos y cada día era una sorpresa. Siendo Star Prestige, disfrutamos de una zona exclusiva en el restaurante. ¡Se estaba mucho más tranquilo en las horas puntas!

Lo que más nos gustó fue la organización del buffet. Estaba dividido en varias secciones: comida italiana, embutidos, arroz, las especialidades del chef, postres… Como amantes de la comida italiana, pasamos mucho por esa zona. Te hacían la pasta al momento, al gusto. Además podías ver como hacían la masa de las pizzas justo delante. ¡Y eso se notó! Las pizzas estaban realmente buenas, de lo mejor del buffet.

Otra de las zonas que más nos gustó fue la del arroz. Allí cada día hacían varias especialidades: arroz negro, paella valenciana, risottos… y casi nunca repetían.

Se comía de lujo. También nos enamoró la simpatía del personal, desde los camareros hasta los cocineros de cada sección. Siempre estuvieron encantados de orientarnos sobre la gran variedad de platos que estaban a nuestra disposición. Mención especial para los chicos de la plancha, donde te cocinaban carne o pescado fresco al gusto al momento.

Respecto al desayuno también se nos caía la baba. Nos gustó especialmente la sección de zumos recién exprimidos. Había todo tipo de combinaciones de frutas, a cuál más rica. La variedad también era enorme: ensaladas, huevos cocinados al gusto, embutidos riquísimos, tartas e incluso una fuente de chocolate para bañar la fruta y empezar un día muy dulce 😉

También probamos el Gourmet Market, un concepto muy interesante. Hay varias paraditas como si se tratara de un mercado: tapas, sushi… donde podías escoger lo que más te apeteciera. El local era muy coqueto y nos encantó probar esa experiencia acompañada de música en directo.

Sin duda, pasamos cinco grandes noches en el hotel. Si buscas unas buenas vacaciones en Tenerife, el Iberostar Sábila no te va a decepcionar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

Responsable » Los Traveleros Worldwide S.L.
Finalidad » Gestionar y responder tus comentarios.
Legitimación » Tu consentimiento.
Destinatarios » Los datos que nos facilites estarán ubicados en los servidores de Webempresa (proveedor de hosting de Los Traveleros) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Webempresa.
Derechos » Podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Más información aquí.