Guangzhou

Guangzhou es una de las ciudades más importantes que ver en China. Principalmente, gracias a su importancia en el mundo de los negocios. Se encuentra en el Delta del Río de las Perlas, una de las zonas más prósperas y desarrolladas del país.

En las afueras de Guangzhou hay un montón de fábricas. Y hasta hace relativamente poco, la ciudad no se había abierto al turismo. Aunque desde hace unos años, está recibiendo cada vez más turistas. ¡Y la verdad es que tiene bastante potencial!

En Guangzhou encontrarás un montón de imitaciones. Hay centros comerciales enteros dedicados a vender réplicas. Eso sí, afortunadamente cada vez es más complicado encontrarlas ya que las autoridades chinas se están poniendo serias con el tema de las réplicas.

A parte de réplicas, en Guangzhou hay muchos rascacielos. La Torre de Cantón es el edificio más famoso que ver en Guangzhou y el principal icono de la ciudad. De hecho, es la segunda torre de telecomunicaciones más alta del mundo tras la Tokyo Skytree. Midee 600 metros de altura y hasta la construcción del Burj Khalifa fue el edificio más alto del mundo.

La Torre de Guangzhou es un atractivo pero en su interior hay muchos más. ¡Incluida una caída libre! Sin embargo, nosotros nos quedamos con verla desde fuera iluminada.

Pero la Torre de Guangzhou no es el único rascacielos en una ciudad de negocios tan importante.En el distrito de Tianhe alucinarás con la altura de los rascacielos. ¡Es para coger tortículis!

Aunque como todas las grandes ciudades chinas hay tráfico y mucha gente, lo que nos gustó de Guangzhou es que cuenta con varios espacios verdes para airearse y descansar. Nuestro favorito en Guangzhou es la Montaña Baiyun. Desde allí tendrás unas vistas espectaculares de Guangzhou.

Alojarse en Guangzhou una o dos noches es recomendable. Luego puedes continuar tu ruta hacia Hong Kong o Macao. Hay muy buenas comunicaciones en transporte público para descubrir ambos destinos.

No es a priori uno de los principales destinos turísticos del país, pero nosotros nos atrevimos a añadirlo en nuestra ruta por China en 30 días. ¡Y no nos arrepentimos! Parece una ciudad futurista. Porque si una cosa aprendimos de los chinos, es que van muy avanzados en cuanto a tecnología.

¡A disfrutar de este destino!

Botón volver arriba
Cerrar