Christchurch

Christchurch es la segunda ciudad más grande de Nueva Zelanda solo por detrás de Auckland y la más extensa de la Isla Sur. Lamentablemente, la ciudad está relacionada con los terremotos. Especialmente el de 2011, bastante reciente, y que causó muchísimas muertes y destrozos.

Como se puede suponer por su nombre, una cosa curiosa es que sus orígenes fueron religiosos. Varios miembros del Christ Church College de la Universidad de Oxford, la fundaron con el objetivo de crear una nueva Jerusalén en Nueva Zelanda.

Lamentablemente Christchurch es una ciudad nueva. Eso es fácil de ver, solo tienes que ir a New Regent Street para darte cuenta. Es la calle más pintoresca y colorida de Christchurch. Hay varios edificios llenos de color y si pasa el tranvía todavía la hace más especial. Antes se llamaba Regent Street, pero después de 2011 le añadieron el “New” porque el terremoto acabó con gran parte de la calle.

Christchurch se encuentra en la región de Canterbury, bastante propensa a sufrir terremotos. Por eso, en la ciudad hay varios museos donde documentarse sobre estos fenómenos. El más famoso es Quake City, donde podrás aprender mucho sobre los distintos terremotos que ha sufrido la provincia con testimonios y aspectos más técnicos. Lo bueno es que es súper interactivo, apto para todos los públicos.

Pero en Christchurch no todo son desgracias. Desde allí parte uno de los recorridos de tren más espectaculares del mundo. El TranzAlpine va de costa a costa de la Isla Sur, partiendo de Christchurch y llegando a Greymouth. Por el camino cruzarás por los Alpes del Sur y las preciosas llanuras de la región de Canterbury. Es caro, pero muy bonito.

Y evidentemente, en la ciudad hay varios memoriales que recuerdan a las 185 víctimas que perdieron sus vidas en el terremoto de 2011. ¡No olvides rendirles tributo! Si quieres hacerte una idea de lo devastador que fue el terremoto, solo tienes que ir a la catedral antigua, que no se tocó después del fenómeno. ¡Está en muy mal estado!

Y hablando de edificios religiosos, en Christchurch podrás visitar uno de los más curiosos del mundo. ¡Una iglesia hecha de cartón! Sí, lo has leído bien, ¡de cartón! Y no es pequeñita, caben nada más y nada menos que 700 personas.

La historia de Christchurch no es la más fascinante. Tampoco es la ciudad más bonita que hemos pisado, pero creemos que es una parada muy interesante en tu ruta por Nueva Zelanda. ¡Así que no te la pierdas!

Botón volver arriba
Cerrar