Burdeos

Burdeos es una de las ciudades más interesantes de Francia. Este destino es conocido mundialmente por sus viñedos. El vino de Burdeos es uno de los más conocidos del mundo. De hecho, cada año se producen más de 700 millones de botellas de vino de burdeos. Hay varias clases, unos más sencillos pero también se producen algunos de los vinos más caros y prestigiosos del planeta, la mayoría tintos.

La ciudad se encuentra muy cerca de la costa atlántica y de la frontera con el País Vasco, Por eso es un destino bastante popular para los españoles, especialmente del norte de España.

Muchos la comparan con París. Y lo cierto es que tiene bastante parecido, especialmente en cuanto a su arquitectura. Burdeos vivió su apogeo en el siglo XVIII. De hecho, la mayoría de los edificios del centro histórico datan de esa fecha.

El principal icono de la ciudad es la Place de la Bourse. ¡Y lo mejor es que la podrás ver dos veces! Justo en frente se encuentra la piscina reflectante más grande del mundo.

Creemos que Burdeos es una ciudad ideal para pasar un buen fin de semana. En su centro histórico hay un montón de atractivos. En tiempos medievales, el centro estaba rodeado por una muralla. Y hoy, podemos visitar algunas de sus puertas como la de la Gran Campana o la de Cailhau, nuestra favorita.

En Burdeos podrás ver una de las catedrales más majestuosas de Francia. La catedral de Burdeos se encuentra en pleno corazón de la ciudad y es de las más grandes del país. Aunque durante la Revolución Francesa fue saqueada y todo lo que hay en su interior es traído de otras iglesias.

Nosotros recomendamos alojarse en Burdeos, como mínimo, un par de noches. Nosotros dormimos en frente del precioso Teatro de Burdeos, uno de los más importantes a nivel nacional. Burdeos es una ciudad encantadora para caminar, así que podrás moverte fácilmente a pie.

Incluso llegamos al Musée du Vin a pie paseando por la orilla del río. Como no podía ser de otra manera, en Burdeos tienes que aprender sobre su viticultura y también degustar sus vinos. En este museo podrás hacer ambas cosas. El nivel de documentación es increíble, sin duda, uno de los mejores museos que hemos pisado.

En Burdeos también podrás hacer excursiones interesantes. Una de ellas es Saint-Emilion, uno de los pueblos más pintorescos de Francia. ¡Incluso podrás ver dunas! A apenas una hora del centro está la Duna de Pilat, la más grande de Europa. ¡Impresiona!

En fin, Burdeos es un destino muy interesante que te recomendamos conocer. ¡Seguro que te encantará! Y si no, cómete un canelé típico de la zona y seguro que se te pasará la amargura.

Botón volver arriba
Cerrar