Cómo reclamar un vuelo retrasado: info y consejos

Viajar es maravilloso, pero un imprevisto con el vuelo te puede arruinar las vacaciones. Te contamos cuándo tienes derecho a reclamar un vuelo retrasado para conseguir una indemnización económica. Al final de este post también encontrarás algunos trucos que puedes aplicar al reservar un vuelo para evitar futuros problemas 😉

1. Cuándo puedo reclamar un vuelo retrasado

Si tu vuelo se ha retrasado más de 3 horas tienes derecho a una compensación económica. Para determinar de cuánto tiempo ha sido el retraso, hay que contar cuándo se abren las puertas del avión una vez ha aterrizado. Si pasan más de 3 horas desde la hora de llegada prevista, la aerolínea tiene que indemnizarte con las siguientes cantidades según la distancia del vuelo:

  • Menos de 1.500km de distancia: 250€ por pasajero
  • Entre 1.500km y 3.500km: 400€ por pasajero
  • Más de 3.500km: 600€ por pasajero

Estas cantidades están establecidas por las leyes de la Unión Europea. Se deben cumplir en cualquier parte del mundo siempre que la aerolínea tenga sede en Europa. Para empresas con sede en otros continentes también aplican estas indemnizaciones si el vuelo sale de la UE.

reclamar un vuelo retrasado
Tiene que haber un retraso de 3 horas para poder reclamar un vuelo retrasado

1.2. ¿Qué pasa si el vuelo se retrasa menos de 3 horas?

No podrás pedir ninguna indemnización económica. Pero en retrasos de más de 2 horas, la aerolínea está obligada a informarte de tus derechos en caso de un retraso mayor y ofrecerte hasta dos llamadas de teléfono si necesitas comunicar a alguien que el vuelo se ha retrasado.

1.3. Situaciones que impiden reclamar un vuelo retrasado

Desafortunadamente, hay algunas situaciones en las que no podrás reclamar una indemnización por un vuelo retrasado. Se trata de retrasos o cancelaciones por causas de fuerza mayor, como malas condiciones climáticas, huelgas o alertas de seguridad, por ejemplo. En estos casos, la compañía no se considera responsable y solo debe reembolsarte el precio del billete.

2. Cómo reclamar un vuelo retrasado

Si te encuentras en posición de solicitar un indemnización económica, puedes hacerlo por dos vías distintas. En cualquier caso, nunca firmes ningún papel de la aerolínea que te pueda denegar la indemnización. Por ejemplo, algunas compañías ofrecen vales de descuento para futuros vuelos a cambio de que no reclames.

Necesitarás una serie de cosas para agilizar la reclamación:

  • Tarjeta de embarque como prueba que tenías asiento en el vuelo retrasado: serán útiles para demostrar que te presentaste y los vuelos en los que finalmente volaste si te cambiaron a otro. ¡No tires ninguna! Si lo has hecho no te preocupes, hay otras formas de acreditarlo.
  • Reserva del vuelo: el email que te envía la aerolínea o la agencia de viajes con los detalles del vuelo y el itinerario.
  • Comprobantes de gastos causados por el retraso: comidas, estancia en hotel, etc. para que la compañía se haga cargo.

2.1. Presentar una reclamación por tu cuenta a la compañía aérea

Puedes pedir una hoja de reclamaciones en la oficina de la aerolínea o rellenar el formulario de quejas de su página web. En la mayoría de casos intentarán ponerte trabas alegando que el retraso no ha sido su culpa o quizá no contesten. En caso que accedan a indemnizarte, simplemente recibirás las cantidades que hemos indicado anteriormente. Hay casos en que podrías pedir más dinero por daños y perjuicios.

Consulta la información de contacto de todas las aerolíneas que operan en España  

Si no obtienes respuesta en el plazo de un mes o su respuesta no te satisface, siempre puedes escalar el caso al organismo competente. En el caso de España, puedes rellenar este formulario de AESA (Agencia Estatal de Seguridad Aérea).

Este organismo no obliga a la aerolínea a pagar, simplemente emite un informe que puede ayudarte a presionar si se ponen de tu parte. Además, no puede reclamar por ti si el vuelo no pasa por España o despegas de un país no europeo con una aerolínea de fuera del continente. Es una solución para algunos casos, pero no ofrecen ninguna garantía de resolución del conflicto. Eso sí, es una opción más sin coste. Ten en cuenta que AESA siempre te exigirá haber hecho una reclamación previa a la aerolínea.

reclamar un vuelo retrasado
Esperar en los aeropuertos no siempre es tan entretenido, ¡y menos si es por un retraso!

2.2. Dejar la reclamación en manos de profesionales

Si no quieres calentarte la cabeza para presentar la reclamación y estar pendiente de la respuesta, puedes recurrir a alguna empresa especializada en reclamar retrasos de vuelos. Solo debes darles la información del vuelo retrasado, entregarles todas las pruebas que tengas y dejar que se encarguen sin pagar nada. En caso que la compañía aérea no responda debidamente, se encargan de llevar el proceso por la vía judicial para conseguir que recibas tu indemnización.

Existen varias empresas que gestionan estas reclamaciones, como por ejemplo Reclamación de Vuelos. Puedes rellenar online los datos del vuelo retrasado en un par de minutos o incluso ponerte en contacto con ellos por teléfono si tienes cualquier duda.

Reclama un retraso de vuelo online

3. Consejos para evitar tener que reclamar un vuelo retrasado

La mayoría de retrasos y cancelaciones son simplemente mala suerte. Muy pocas veces se pueden prever estas circunstancias, pero sí que tenemos algunos truquitos para asegurarnos que los vuelos salgan a su hora y vayamos tranquilos.

Elige vuelos a primera hora de la mañana

La mayoría de grandes retrasos están provocados por una acumulación de pequeñas demoras. Las aerolíneas intentan sacar el máximo partido de un mismo avión, dejando poco tiempo de margen entre un vuelo y otro. A la que un vuelo llega 10 minutos tarde, el siguiente lo nota y así sucesivamente. Por eso la mayoría de retrasos suelen ocurrir por la tarde o noche.

Para evitarlo, es recomendable reservar vuelos a primera hora de la mañana. Así te aseguras que el avión ha dormido en el aeropuerto de salida y estará listo para despegar a la hora que toca. Despertarse de madrugada para ir al aeropuerto es un rollo, pero tiene sus ventajas. Los controles de seguridad están más tranquilos, normalmente los primeros vuelos son más baratos y podrás aprovechar todo el día en el destino 😉

Evitar reservar un viaje con varias aerolíneas distintas

Si tienes que tomar un vuelo con escalas, muchas veces sale más barato comprar los tramos por separado con compañías distintas. Pongamos un ejemplo: para ir de Barcelona a Tokio, encuentras una muy buena oferta desde París con AirFrance. Pero el tramo Barcelona-París con la misma compañía encarece mucho el billete. Una buena solución para ahorrar es reservar ese vuelo con una compañía low cost como, por ejemplo, Ryanair.

El coste total es más económico, pero puede salir muy caro. Ten en cuenta que si perdieras el París-Tokio por un retraso o cancelación del Barcelona-París, nadie se haría responsable.

Tener mucho ojo con las escalas

Viajar en avión cada vez es más sencillo. Se abren nuevas rutas directas entre grandes aeropuertos muy frecuentemente. Pero si sales desde un aeropuerto pequeño o simplemente quieres ir a la otra punta del mundo, es inevitable hacer alguna escala. En ese caso, nosotros nunca hacemos escalas de menos de 2 horas desde que casi perdemos una conexión de una hora y media para llegar a Bali desde Doha. Tuvimos que correr muchísimo para cruzarnos el aeropuerto.

El segundo vuelo era con la misma compañía y se hubiera hecho cargo de los gastos. Pero es un lío tener que esperar a que te reubiquen en otro vuelo y alargar el viaje en vano.

Total
14
Shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

Responsable » Los Traveleros Worldwide S.L.
Finalidad » Gestionar y responder tus comentarios.
Legitimación » Tu consentimiento.
Destinatarios » Los datos que nos facilites estarán ubicados en los servidores de Webempresa (proveedor de hosting de Los Traveleros) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Webempresa.
Derechos » Podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Más información aquí.