Nuestra experiencia en el Ascott Sathorn Bangkok

Bangkok es una parada imprescindible en cualquier viaje a Tailandia. Fue nuestra primera toma de contacto con el país y nada más llegar nos topamos con la hospitalidad del Ascott Sathorn Bangkok, el complejo de apartamentos donde nos alojamos en la capital tailandesa.

Ubicación

Bangkok es una ciudad enorme, así que cuesta encontrar un lugar para dormir cerca de todo (por no decir que es imposible). El Ascott Sathorn está en el barrio de Sathorn, una zona moderna de la ciudad con muchas oficinas y cerca del área donde se concentran los centros comerciales de la ciudad. Muchos de los hoteles más lujosos de Bangkok también están ubicados en la zona.

La parada de BTS Chong Nonsi está a escasos 5 minutos andando. Va genial tener un acceso tan práctico al transporte público, ya que el tráfico de Bangkok es terrible. Siendo realistas, necesitarás taxis para llegar a casi todos los lugares turísticos de Bangkok. Pero hay algunos sitios interesantes donde se puede llegar en transporte público y ahorrar un buen rato de atasco. Por ejemplo, el área de centros comerciales en Siam.

¡Encantados con la habitación!

Servicio

Si solo pudiéramos destacar una cosa del Ascott Sathorn es el servicio. La atención de su personal es una auténtica delicia. Llegamos sobre las 9 de la mañana y ya tenían la habitación lista para nosotros. ¡Incluso nos dejaron una bandeja llena de fruta para cargar pilas después de todo un día viajando!

Nos pareció especialmente útil el servicio de consejería. La conserje está a tu disposición para ayudarte a organizar tus días en Bangkok. Por ejemplo, nosotros encontramos informaciones confusas sobre el horario de apertura de algunos templos y nos lo aclaró. Por supuesto, está al día de todos los eventos de la ciudad. También es muy útil pasarte por su mesa si tienes pensado hacer excursiones desde Bangkok, como por ejemplo a Ayutthaya o algún mercado flotante.

Apartamento

Vamos al lío, ¡que lo importante de un alojamiento son las habitaciones! En este caso, hablamos de apartamentos. Nosotros estuvimos en uno de una habitación y nos podríamos haber quedado a vivir allí. Es enorme, espacioso, decorado con gusto y, sobre todo, muy cómodo. Alucinamos con el tamaño, nos hubiera bastado con una cuarta parte para nuestra estancia corta en Bangkok. Pero se agradece un montón, sobre todo si te quedas por más tiempo. Armarios grandes, una habitación con lavadora/secadora, cocina completamente equipada, salón con sofá grande y sillones y una habitación con vistas a la ciudad. ¿Qué más se puede pedir?

No solo tiene un montón de comodidades, sino que las cuidan al detalle. Por ejemplo, hay bolsitas de detergente para la ropa por si quieres poner la lavadora y todo tipo de utensilios de cocina.

¡Súper cómodo!

Instalaciones

Al ser un hotel orientado a estancias largas, la mayoría de personas que te cruzas viven allí. No hay un ambiente para nada turístico y las instalaciones están la mar de tranquilas a todas horas. Eso nos gustó mucho.

La gran estrella de las instalaciones es la piscina del hotel. Rodeada de rascacielos y palmeras, está genial para refrescarse después de un día intenso de turismo. Además de tumbonas hay áreas cubiertas con toldos donde puedes tomar algo. El Ascott Sathorn también dispone de gimnasio, sauna y un spa donde nos dieron un masaje delicioso.

La piscina vista desde la habitación

Desayuno

Una de las mejores cosas de ir de viaje es desayunar en el hotel, nos encanta empezar bien el día 😉 El buffet es bastante completo, con opciones para todos los gustos. Predominan los alimentos asiáticos: sopas, arroz, verduras fritas, un gran surtido para preparar ensaladas… Pero también tienen mucha variedad para un buen desayuno americano o europeo: varios tipos de pan, fruta, embutidos, mermeladas… Incluso preparan huevos, patatas, bacon y demás bajo petición. Otro punto fuerte del desayuno son las vistas a la piscina y parte del skyline desdeel restaurante.

Actividades para residentes

Si estás pensando en pasar una temporada larga en Bangkok, en el Ascott Sathorn encontrarás un hogar. La dirección organiza eventos y actividades para compatir buenos ratos con otros residentes y los propios trabajadores.

Justo llegamos a Bangkok el día del Loy Krathong, un festival que se celebra a finales de noviembre en toda Tailandia. Seguramente te suene por los farolillos que se lanzan al cielo en ciudades como Chiang Mai, Ayutthaya o Sukhothai. En Bangkok se lanzan al agua unas decoraciones florales para que floten y se lleven todas las cosas negativas. Bueno, el caso es que es una fiesta para pasar con familia y amigos. Así que el Ascott Sathorn reserva plazas en un crucero para invitar a los residentes de larga estancia a celebrar la fiesta con una cena en el río.

Tuvimos la enorme suerte que una pareja de residentes canceló la actividad a última hora. La misma tarde nos avisaron desde conserjería por si queríamos ocupar su lugar y unirnos a la celebración del festival. ¡Un detallazo por su parte! Estamos súper agradecidos porque fue una noche muy bonita y con muy buen rollo.

En definitiva, el Ascott Sathorn nos parece una opción genial tanto para pasar unos días como para quedar una temporada larga en Bangkok. En cualquiera de los casos te sentirás como en casa si buscas habitaciones amplias, un servicio de primera y un ambiente tranquilo en todo momento.

¡Un espectáculo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

Responsable » Los Traveleros Worldwide S.L.
Finalidad » Gestionar y responder tus comentarios.
Legitimación » Tu consentimiento.
Destinatarios » Los datos que nos facilites estarán ubicados en los servidores de Webempresa (proveedor de hosting de Los Traveleros) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Webempresa.
Derechos » Podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Más información aquí.