Pula

Pula es una pequeña ciudad en la Península de Istria, una de las zonas más pintorescas de Croacia. Su legado romano la convierte en una joyita para los amantes de la historia. Aunque lo cierto es que cualquiera acaba encantado tras pasear por el precioso centro histórico de Pula y conocer sus atractivos.

En esta guía para viajar a Pula encontrarás toda la información turística esencial y consejos útiles. Es una ciudad pequeña y basta con un día para ver todos sus imprescindibles. Aunque por logística para aprovechar al máximo las horas, es bastante práctico quedarse a dormir en Pula.

La ciudad fue el centro de administración del Imperio Romano en la zona de Istria. Sin ninguna duda, la estrella de la ciudad es el anfiteatro romano de Pula. Se construyó nada más y nada menos que en el siglo I. Durante la Edad Media también se usó para organizar competiciones. Gracias a eso, sigue siendo uno de los anfiteatros más bien conservados de todo el mundo. Como curiosidad, este monumento aparece impreso en los billetes de 10 kunas. Así que lo verás un montón de veces durante tu viaje por Croacia.

Si visitas Pula en verano tendrás la suerte de poder ver el anfiteatro en acción. Allí se celebran conciertos y representaciones teatrales al aire libre durante los meses más cálidos del año.

Otro lugar histórico que ver en Pula es el foro. Esta plaza sigue siendo el centro de la vida de la ciudad. Allí podrás visitar el imponente Templo de Augusto, con más de 2000 años de historia. Otros vestigios de la época romana de Pula son el mosaico que representa el castigo de Dirce y el arco de los Sergii.

Hay vida más allá del Imperio Romano. Así lo demuestran la impresionante fortaleza veneciana, las playas del cabo Kamenjak o la iglesia franciscana. Además, hay restaurantes muy buenos para comer en Pula. La Península de Istria puede presumir de producir productos deliciosos como aceite de oliva o trufas.

Botón volver arriba
Cerrar