Rotterdam

Rotterdam es una de las ciudades más atractivas y modernas de los Países Bajos. Pese a que sufrió grandes destrozos en la II Guerra Mundial, la ciudad ha sabido reponerse y ahora se ha convertido en un destino súper interesante.

Está a solo 40 minutos del centro de Ámsterdam. Muchos la visitan en un día desde la capital, aunque nuestro consejo es que pases, como mínimo, una noche para conocer la ciudad con detalle. Y si tienes tiempo, desde Rotterdam puedes hacer una excursión a Kinderdijk. Allí encontrarás 19 molinos tradicionales rodeando sus canales. Fueron construidos en 1740 para evitar inundaciones en la zona. Como bien sabrás, gran parte del país se encuentra por debajo del nivel del mar y es una amenaza. ¡El paisaje de Kinderdijk es precioso! Puedes ir de Rotterdam a Kinderdijk en autobús y se tarda aproximadamente una hora.

En Rotterdam hay un montón de atractivos. La ciudad destaca por su modernidad. Su principal emblema es el puente de Erasmo. Mide casi un kilómetro y sirve para conectar los barrios del norte y del sur de Rotterdam. Es precioso, especialmente iluminado.

El Markthal es uno de los edificios que mejor define la ciudad. ¿En cuántas ciudades es posible ver un edificio tan moderno para albergar un mercado? Es espectacular tanto por fuera como por dentro, donde hay varias tiendas, paradas y bares donde comer o beber algo.

Pero si hablamos de Rotterdam y modernidad, tenemos que mencionar las famosas casas cubo. El arquitecto Piet Blom creó 82 casas muy peculiares en forma de cubo para aprovechar mejor el espacio interior. Inclinó los cubos 45 grados y el resultado fue sorprendente. ¡Pero más sorprendente es pensar que hay gente que vive en su interior!

Si pretendes viajar a Rotterdam con niños, te recomendamos visitar Miniworld Rotterdam. Allí podrás ver la ciudad y todos sus atractivos en miniatura. ¡Seguro que los peques lo agradecen!

Por cierto, ¿sabías que en Rotterdam se construyó el primer rascacielos de Europa? Se trata de la Witte Huis. Fue construido en 1898 y tiene 43 metros de altura. ¡Pero en su día fue mucho!

Cuando lo visites, aprovecha para pasear por su puerto histórico. Hay un montón de embarcaciones antiguas y es una zona muy animada y agradable para paserar.

En fin, Rotterdam es una ciudad moderna que nos sorprendió. ¡Muy recomendable!

Botón volver arriba
Cerrar