Ámsterdam

Ámsterdam es la pintoresca capital de los Países Bajos. Sus preciosos barrios y canales atraen cada año cerca de 8 millones de turistas. Pese a ser la capital y el principal motor económico de los Países Bajos, no es su centro político. Los edificios gubernamentales y embajadas se encuentran en La Haya, otra ciudad importante.

A nivel turístico, Ámsterdam es uno de los destinos más importantes del continente. Su centro histórico data del siglo XVII y es uno de los cascos antiguos más grandes y mejor conservados de Europa. Ámsterdam está rodeada de agua, ya que en ese periodo se crearon una serie de canales que todavía se conservan y son su principal atractivo. Y donde hay canales, ¡hay puentes! Se calcula que en Ámsterdam hay cerca de 1300 puentes. ¡Casi nada!

Igual que los Países Bajos, Ámsterdam está amenazada por el cambio climático. La ciudad se encuentra 2 metros por debajo del nivel del mar. Debido a esta situación de vulnerabilidad, entre otras cosas, sus habitantes son muy conscientes de sus riesgos y abogan por un estilo de vida sostenible: se mueven en bicicleta y tratan de reducir las emisiones para que el impacto sea el menor posible.

El periodo de máximo apogeo de Ámsterdam fue en el siglo XVII. Se convirtió en una de las ciudades más ricas del mundo, especialmente gracias a su puerto. Era el principal puerto comercial de Europa y el centro financiero más importante del mundo. Entonces fue cuando se construyó gran parte de su centro histórico y el ingenioso sistema de diques y canales.

El barrio de Jordaan es uno de nuestros favoritos en Ámsterdam. Es mucho más tranquilo que el corazón de su centro histórico. Hay galerías de arte, coquetas cafeterías donde relajarse y disfrutar de la belleza arquitectónica.

Precisamente muy cerca de allí se encuentra la Casa de Ana Frank, ahora un museo. Allí fue donde Ana Frank y su familia se refugiaron de la persecución a los judíos durante la II Guerra Mundial.

Pero no es el único museo importante en el país. Los pintores neerlandeses han sido de los mejores de la historia, así que en la capital del país hay muchos cuadros de sus principales artistas: Rembrandt, Vermeer o Van Gogh, entre otros.

Desde Ámsterdam también puedes hacer varias excursiones. Las más recomendables son Zaanse Schans y sus molinos, un museo al aire libre que te transportará a la Holanda del siglo XIX o Keukenhof, especialmente si vistas Ámsterdam en la primavera.

Si quieres estar tranquilo, mejor que te alejes del barrio rojo, donde prostitución y tráfico de drogas están a la orden del día. Pero no asocies Ámsterdam a este tipo de turismo, la capital neerlandesa ofrece mucho más.

¡Esperamos que la disfrutes!

Botón volver arriba
Cerrar