Stuttgart

Stuttgart es la entrada a la preciosa región de la Selva Negra. Por eso recibe millones de turistas cada año que se acercan a conocer ese paraíso natural lleno de densos bosques y pueblos encantadores. Stuttgart es una gran ciudad, capital del estado de Baden-Wurtemberg. Aunque tiene sitios muy interesantes, creemos que lo mejor es conocerla en un día y pasar más tiempo explorando su precioso estado.

Gran parte de la fama de Stuttgart proviene del automóvil. En Alemania hay mucha cultura automovilística y se cree que en Stuttgart es la ciudad donde nació el automóvil. Por eso hay un montón de museos interesantes sobre los coches. El más conocido es el de la Mercedes-Benz, aunque en las afueras también podrás visitar el de la marca Porsche, que es originaria de esta zona.

El centro histórico de Stuttgart es el otro gran atractivo de la ciudad. Schlossplatz se considera el corazón de la ciudad y allí podrás visitar el imponente Palacio Nuevo de Stuttgart, el principal icono de la ciudad. En su día, este palacio barroco sirvió como residencia real de los reyes de Wurtemberg.

A solo 13 kilómetros de la ciudad podrás visitar otro palacio. En este caso el de Ludwigsburg, uno de los más grandes de Alemania. De hecho, es la más popular de las excursiones desde Stuttgart. Sus jardines son preciosos y merece mucho la pena que te acerques a conocerlos.

Una de las cosas que más nos gustó de Stuttgart fue su mercado cubierto. Está ubicado en un interesante edificio art nouveau y ¡no se puede ir allí con hambre!

Alojarse en Stuttgart no es imprescindible, aunque sí recomendable. Se encuentra bastante cerca de ciudades más turísticas como Frankfurt o Heidelberg, así que muchos turistas deciden visitarla en un solo día desde estas dos localidades. De todos modos, nos parece algo precipitado, así que creemos que lo mejor es pasar una noche en la ciudad. Aunque en general, los precios de los hoteles suelen ser más elevados.

Y si te interesa otra excursión, tampoco te puedes perder el castillo de Hohenzollern. Está a unos 70 kilómetros de Stuttgart y se puede visitar muy fácilmente desde la ciudad. ¡El castillo es espectacular!

Sin duda, no creemos que Stuttgart sea la ciudad más bonita de Alemania. Pero si tienes pensado hacer una ruta por la Selva Negra, es muy recomendable conocerla.

Botón volver arriba
Cerrar