Chicago

Chicago es una de nuestras ciudades favoritas de Estados Unidos. Ni el fuerte viento que acostumbra a soplar en la ciudad será capaz de arruinar tu visita. Se encuentra a la orilla del Lago Michigan, uno de los cinco Grandes Lagos de Norteamérica. ¡Parece el mar!

La ciudad del viento es el punto inicial de la Ruta 66. También es considerada como la ciudad de los rascacielos. De hecho, en la ciudad nacieron los primeros del mundo. Y hasta 1998 tuvieron el rascacielos más alto del mundo, la Willis Tower, aunque posteriormente fue superado por las Torres Petronas de Kuala Lumpur.

Hay un montón de cosas que hacer en Chicago. ¡Es imposible que te aburras! Una de nuestras partes favoritas es el Riverwalk. Se trata de una zona peatonal que bordea el río. ¡Es muy chula!

En Estados Unidos se lleva mucho el fast food. Si quieres comer bien y saludable, siempre te tocará gastarte mucho dinero. Así que tarde o temprano hay que aliarse con este tipo de comida si quieres comer barato en Chicago. De todos modos, aunque quieras comer saludable, te recomendamos probar la pizza al estilo Chicago. ¡Es tan gruesa que parece una lasaña!

Para los amantes de las compras, Chicago es un gran destino. Bueno, los estadounidenses son materialistas y les encanta comprar cosas. Así que en todos los destinos del país encontrarás centros comerciales y tiendas para quemar la tarjeta de crédito. El mejor lugar para hacerlo en Chicago es la Magnificient Mile, que viene a ser para Chicago, lo que es la 5a Avenida de Nueva York.

Pero lo que más nos gustó de Chicago fueron sus miradores. Hay varios, aunque los dos más conocidos son el 360 Chicago y el Skydeck Chicago. En este último hay cuatro pasarelas de cristal no aptas para los que sufren de vértigo. Chicago es bonita de todas las maneras, aunque desde las alturas tiene algo especial.

Alojarse en Chicago no es para nada económico. De hecho, junto a Nueva York es la ciudad más cara de Estados Unidos. Nosotros recomendamos dormir, como mínimo, 3 noches en la ciudad de los rascacielos.

Y para acabar un día en la ciudad no hay nada mejor que pasear por las orillas del Michigan. Eso sí, intenta hacerlo en un día que no haya mucho viento porque vas a pasarlo mal. ¡El aire es realmente frío!

Y si te gusta el deporte y viajas a la ciudad de octubre a abril aproximadamente, puedes ir a ver un partido de los Bulls. El United Center es uno de los campos más especiales, ya que Michael Jordan cambió la historia del baloncesto en su interior.

Botón volver arriba
Cerrar