Niagara Falls

Niagara Falls es uno de los principales destinos turísticos de Canadá. En esta localidad se encuentran las espectaculares Cataratas del Niágara, una de las caídas de agua más bonitas del mundo. Debido a su cercanía con Nueva York y otras ciudades de la costa este estadounidense como Boston, Washington… muchos turistas se acercan para conocer este accidente natural.

La caída de agua es de aproximadamente 64 metros. No son muy altas en comparación a otras grandes cataratas, pero sí son famosas por su volumen de agua. De hecho, son las más voluminosas de América del Norte. Eso se debe a que recogen el agua de los cinco Grandes Lagos norteamericanos.

Si las visitas desde el lado canadiense podrás observarla desde muchos puntos de vista. ¡Incluso desde el Maid of the Mist! Un barco que se acerca muchísimo a la catarata. Es increíble.

Sin embargo, nuestro favorito es desde la parte superior, justo cuando el agua del río Niágara empieza a caer. Es muy sorprendente observar la fuerza con la que cae el agua. Es impresionante pero relajante al mismo tiempo.

La ciudad de Niagara Falls nos recordó a Las Vegas (válgase la comparación). Alrededor de las Cataratas del Niágara se construyeron un montón de hoteles, casinos y los típicos museos de curiosidades que atraen a los turistas. Aunque lo único impresionante es el salto de agua.

Muchos turistas visitan las Cataratas del Niágara desde Toronto en un solo día. Sin embargo, nosotros creemos que es muy recomendable alojarse en las Cataratas del Niágara por lo menos una noche. Y si el presupuesto te lo permite, escoger un hotel con vistas a la catarata. Es una experiencia muy recomendable.

Ir de Toronto a las Cataratas del Niágara es muy sencillo y apenas te llevará 1:30h si decides alquilar coche. Si quieres ir en transporte público (opción muy recomendable) tardarás unas 2 horas aproximadamente. Hay muchas frecuencias diarias, por lo que es una opción muy cómoda para visitar las Cataratas del Niágara desde Toronto.

Siempre es un buen momento para visitar Niagara Falls. Eso sí, ten en cuenta que durante los meses más fríos, de noviembre a marzo, las temperaturas son muy bajas. En algunos meses llegan a ser extremas. Por eso, el famoso The Maid of The Mist solo funciona de abril a octubre. Así que estos meses son los mejores para visitar las Cataratas del Niágara.

Botón volver arriba
Cerrar