16 cosas que hacer en Meknes (Marruecos)

Meknes es junto a Fez, Marrakech y Rabat una de las cuatro ciudades imperiales de Marruecos. Y a la vez, igual que la capital del país, un destino bastante olvidado, aunque de forma injusta. La mayor parte de su grandeza e historia se la debe al sultán Moulay Ismail. Aunque en 1674 la ciudad no fuera más que una Kasbah, por capricho decidió trasladar la capital de su reino de Fez a MeknesNo te faltarán cosas que hacer en Meknes. Aunque se pueda visitar en un solo día, ofrece suficientes atractivos para no pasarla por alto. Además se puede llegar muy fácilmente desde Fez. Te contamos 16 cosas que hacer en Meknes, una ciudad que merece la pena visitar. Además te dejamos con las mejores zonas y hoteles donde alojarse en Meknes.

Dónde alojarse en Meknes: mejores zonas y hoteles

16 COSAS QUE HACER EN MEKNES

1. Disfrutar de su Medina

Sin lugar a duda, la Medina de Meknes es su principal atractivo. Es considerada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y no puedes dejar de visitarla. Esta fue la Medina que más disfrutamos en Marruecos: las de Marrakech y Fez son estresantes, los vendedores no te dejan mirar tranquilamente las tiendas y eso hace que pierdan encanto. La de Meknes es muy pequeñita, variada y es un buen sitio donde comprar souvenirs, ya que al ser menos turística, es mucho más barata que las que hemos comentado anteriormente. Sin duda, perderse por sus estrechitas calles sin rumbo es algo imprescindible que hacer en Meknes.

que hacer en Meknes
Te volverás loco con sus productos

2. Aprovechar para comprar en los zocos

Como hemos dicho, no puedes dejar pasar la oportunidad de comprar en los zocos. Seguramente visitarás Fez o Marrakech más adelante, así que aprovecha para llevarte artesanías marroquíes al mejor precio. En el Souk Nejarine encontrarás un montón de tiendas de ropa y otros productos textiles mientras que en el Souk Sebbat disfrutarás de las mejores artesanías marroquíes. 

3. Visitar la Madraza de Bou Inania

No, no nos hemos equivocado de ciudad. Al igual que Fez, Meknes también tiene una madraza con el mismo nombre, y a nuestro parecer, mucho más bonita. Visitarla es algo imprescindible que hacer en Meknes. Este edificio fue construido en el siglo XIV y está considerado como uno de los mejores monumentos que los merínidas dejaron en la ciudad. Es una auténtica maravilla de la arquitectura islámica. Sus columnas y puertas están perfectamente decoradas y muy bien conservadas.

Lo que más nos gustó fue su tranquilidad, comparándola con algunas madrazas en Fez o en Marrakech. Estuvimos disfrutándola solos durante más de media hora. La entrada cuesta 10 dirhams (1€ aproximadamente) ¡No te olvides de visitarla!

que hacer en Meknes
Descubrir esta madraza es algo imprescindible que hacer en Meknes

4. Guiarse con la Gran Mezquita

Algo curioso que hacer en Meknes es tomar la Gran Mezquita como referencia. Este edificio religioso, que data del siglo XI, fue construido por los almorávides. Se encuentra en pleno centro de la Medina. Así que si te pierdes, toma como referencia su minarete verde y dirígete en esta dirección. No falla.

5. Conocer la plaza El Hedim, la miniatura de Jamaa El Fna

Aunque es cierto que nos defraudó un poquito teniendo en cuenta la grandeza de Jamaa El Fna, hay que admitir que es bastante curiosa. Y más tranquila también está claro. Encontrarás vendedores ambulantes, camareros que te insistirán (aunque menos insistentemente que en Marrakech) para que comas en su restaurante y otras sorpresas. Esta plaza limita por un lado con la Ciudad Imperial y con la Medina por el otro. Te aconsejamos que la conozcas por la mañana y al anochecer, ya verás que no tienen nada que ver.

6. Alucinar con la belleza del Museo Dar Jamai

Justo en frente de la plaza se encuentra el Museo de Arte Marroquí, o también conocido como Dar Jamai.  El palacio se construyó en 1882 y hasta 1920 fue la residencia de la familia Jamai, aunque desde entonces se convirtió en museo.  Allí podrás contemplar muchísimos objetos históricos como alfombras, esculturas… pero sobre todo merece la pena que disfrutes del edificio y de su jardín andaluz. ¿Vivirías en este palacio?

7. Enamorarse de la Puerta Bab El-Mansour

En Marruecos hay muchísimas puertas, pero ninguna tan grande como la de Bab El-Mansour. Mide 16 metros de alto y se encuentra en uno de los extremos de la plaza El Hedim. Está considerada como el icono de la ciudad. Fue acabada en 1732 tras 60 años de construcción. Fue un encargo del famoso Sultán Moulay Ismail y esconde una leyenda más que curiosa, aunque es probable que sea falsa.

Cuando el sultán preguntó al arquitecto si la podría haber hecho mejor, él le respondió que sí. Entonces el sultán le ejecutó. Sin embargo, la puerta se acabó en 1732, mientras que Ismaíl falleció en 1727. Cierta o no, no está de más conocer su historia.

que hacer en Meknes
La preciosa puerta Bab El-Mansour

8. Y también la de Bab El-Khemis, otra de las mejores puertas que ver en Meknes

Aunque no es tan impresionante como la anterior, también merece la pena que la conozcas. Fue construida en 1673, por lo que es incluso más antigua que la de Bab-El Mansour. 

9. Acercarse al Mausoleo de Moulay Ismail

Como hemos dicho, Meknes no sería la ciudad que actualmente es sin el sultán Moulay Ismail. Él cambió y construyó la historia de la ciudad. Fue el encargado de trasladar la capital del reino de Fez a Meknes en 1675. Él dotó a Meknes de este carácter imperial. Ordenó construir una muralla de más de 40 kilómetros de perímetro para proteger el palacio y la capital.

Es un personaje querido, aunque también tiene un pasado bastante oscuro. La historia nos cuenta que le encantaba ejecutar esclavos, incluso algunas veces por mero placer. En total se calcula que ejecutó a más de 36.000 inocentes a lo largo de su vida. Si tienes curiosidad, otra cosa aconsejable que hacer en Meknes es acercarse a su Mausoleo. Su interior es espectacular, ya que cuenta con detalles arquitectónicos increíbles. Sin embargo, el acceso a la mezquita está prohibido para los no musulmanes. Si quieres verlo, tendrás que hacerlo desde el exterior.

¿Es seguro viajar a Marruecos? Nuestra experiencia y consejos

10. Visitar la terrible prisión de Kara

Aunque no figure en los principales atractivos de la ciudad, la prisión de Kara es otra de las visitas recomendables que hacer en Meknes. A veces también merece la pena conocer rincones oscuros como esta prisión subterránea. Construida en el siglo XVIII, fue donde propio Moulay Ismail encarcelaba a los esclavos cristianos antes de ejecutarlos. Sin duda, se te pone la piel de gallina viendo las condiciones que tenían que sufrir los esclavos: sin luz y con mucha humedad. La entrada cuesta 10 dirhams (1€ aproximadamente).

11. Respirar el aire de ciudad imperial

Moulay Ismail dotó a Meknes de poder nombrándola capital del país. En la actualidad todavía se puede respirar ese aire imperial, especialmente paseando por la zona de la Cité Imperiale. Tendrás que recorrer una avenida bastante larga y con mucha seguridad antes de llegar al Palacio Real.

que hacer en Meknes
Cada esquina es una obra de arte

12. Conocer el Palacio Real de Meknes

Igual que cualquier ciudad importante de Marruecos, Meknes también cuenta con un Palacio Real. Y como sucede en las otras localidades, tampoco se puede acceder a su interior. Tendrás que conformarte con verlo desde fuera. Como no podría ser de otra manera, fue construido por el sultán Moulay Ismail, donde residió hasta su muerte. A parte de ser la residencia de este sultán, también lo fue para varios monarcas, incluso después de que la ciudad perdiera su título de capital.

13. Sorprenderse con la belleza de los Establos Reales

Y siguiendo el camino, pasado el Palacio Real llegarás a los Establos Reales. Aunque estén un poco alejados del centro, merece la pena acercarse. En la visita distinguirás dos partes, una interior y otra exterior: la interior, bastante oscura y húmeda, se utilizó para almacenar el grano. Sin embargo, la más interesante es la exterior, que se utilizó como establo real para mantener a los caballos. Esta parte es especialmente bonita. Aunque no sea muy grande, merece la pena caminar y relajarse.

que hacer en Meknes
Los Establos Reales, una visita diferente que hacer en Meknes

14. Relajarse en el estanque Swani, algo diferente que hacer en Meknes

Justo al lado de los Establos Reales se encuentra este precioso estanque. Muchos locales vienen a pasear y a hacer ejercicio físico en sus alrededores ya que es uno de los pocos espacios tranquilos que hay en la ciudad. Después de una mañana de visitas, no está de más relajarse con esas vistas.

15. Escaparse a Volubilis

Esta excursión es algo imprescindible que hacer en Meknes. Aunque mucha gente opte por hacerla desde Fez, está más lejos y sale más caro. Así que hay que aprovechar. Volubilis es el yacimiento arqueológico mejor conservado del Norte de África. Parece mentira que se pueda caminar por una ciudad romana que tiene más de 24 siglos de antiguedad. 

que hacer en Meknes
¡El tiempo no pasa en Volubilis!

Todo indica que la ciudad fue fundada por los cartagineses en el siglo III a.C con el nombre de Oulili. Sin embargo, en el año 40 pasó a formar parte de los romanos. El yacimiento ocupa unas 20 hectáreas y esconde auténticos tesoros como el Arco de Triunfo de Caracalla o el Templo de Júpiter Capitolino. La entrada cuesta 20 dirhams (unos 2€).

¿Cómo ir de Meknes a Volubilis?

Está a solo 30 kilómetros de la ciudad. Hay varias opciones para ir de Meknes a Volubilis. Al ser un tema bastante complejo, hemos hecho un post dedicado a ello para que elijas la opción que más te convenga.

¿Cómo ir de Meknes a Volubilis?

16. Y también a Moulay Idriss

Y finalmente, nuestra última recomendación que hacer en Meknes es visitar Moulay Idriss. Si finalmente vas a Volubilis, deberías aprovechar y pararte a conocer la ciudad santa de Moulay Idriss. Está de camino, 5 kilómetros antes de llegar a las runas romanas. La mayoría de excursiones ya contemplan una parada a Moulay Idriss, pero asegúrate antes de contratarla.

Fue fundada en el 788 d.C y lleva el nombre del bisnieto de Mahoma, Idrís I, fundador de Fez y de la dinastía idrísida, el primer estado marroquí. Aunque sea una ciudad santa, no hay presión ninguna hacia el turista. Eso sí, es importante saber que no puedes entrar a su templo dedicado si no eres musulmán.

que hacer en Meknes
La ciudad santa de Moulay Idriss desde el mirador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *