Las 20 mejores cascadas en Islandia

¡No te faltarán cascadas en Islandia! El país del hielo y el fuego cuenta con algunas de las cascadas más impresionantes del continente europeo. Aunque encontrarás miles de saltos de agua mientras circules por la carretera, hemos decidido seleccionar las mejores. Así que en este post te presentamos las 20 mejores cascadas en Islandia para que no te las pierdas. ¡Todas son espectaculares!

LAS 20 MEJORES CASCADAS EN ISLANDIA

1. Gullfoss, uno de los tesoros del Círculo Dorado islandés

En tu viaje a Islandia no tendrás excusa para no visitar Gullfoss. Es, probablemente, la cascada más famosa del país. En parte, porque es una de las que está más cerca de la capital, Reikiavik. Cuando la vimos por primera vez, pensamos que no veríamos una igual. ¡Es majestuosa! Sin embargo, con el paso de los días nos dimos cuenta que había otras cascadas iguales o más impresionantes que Gullfoss.

Es un atractivo de muy fácil acceso. En realidad en Gullfoss podrás disfrutar de dos cascadas: una de 11 metros de altura y la segunda, más impresionante, de 21 metros. ¡Resulta impresionante ver la cantidad de agua que cae y con la fuerza que lo hace! Además, podrás ver el cañón por donde baja el agua que también es precioso. Sin duda, es una de las mejores cascadas en Islandia. 

cascadas en Islandia
La majestuosa Gullfoss

2. Faxifoss, una de las cascadas en Islandia más sorprendentes

Esta fue una de las cascadas que más nos sorprendió en nuestra ruta de dos semanas por Islandia. En este caso, la cascada no impresiona por su altura, sino más bien por su anchura. Sus 80 metros de ancho enamoran a cualquiera. Además puedes colocarte en los propios pies y también en la parte superior para verla de distintas perspectivas.

Se encuentra relativamente cerca de Gullfoss y aunque no sea muy famosa creemos que es una de las mejores cascadas en Islandia. También hay un pequeño bar y unas mesas de picnic donde reponer fuerzas con unas vistas preciosas.

El acceso a la cascada es muy sencillo y está bien acondicionada. Además tiene un parking bastante amplio y no hay mucha gente. ¡No te la pierdas!

cascadas en Islandia
Faxifoss, una de las mejores cascadas en Islandia

3. Bruarfoss, la cascada más azul de Islandia

Esta es otra de las cascadas en Islandia que no debes perderte. Y no por su altura, porque apenas mide 3 metros. Lo más especial es su color. De hecho ¡dicen que es la que tiene el agua más azul de todas las cascadas en Islandia! Y eso se debe porque el río Brúará es de origen glaciar y le aporta este color mágico a la catarata. 

Ahora es un pelín más complicado visitarla

Sin embargo, el aspecto negativo de esta cascada es su difícil acceso. Islandia está de moda y eso ha provocado muchas cosas buenas al país (aunque otras no tanto). Los propietarios de la parcela donde se encuentra la cascada decidieron cerrar el acceso directo porque los turistas lo ensuciaban. Así que no hagas caso a las indicaciones de Google Maps porque te encontrarás con una valla cerrada. Y tampoco puedes entrar andando.

Si de todos modos la quieres visitar, tendrás que andar unos 3 o 4 kilómetros desde el parking habilitado hasta llegar a la Bruarfoss. Pese a que hay otras que tienen un acceso más fácil, creemos que es una de las mejores cascadas en Islandia.

cascadas en Islandia
El agua tiene un color precioso

4. Thjófafoss, la cascada de los ladrones

Thjófafoss es una cascada bonita. ¡No nos vamos a engañar! Sin embargo, creemos que su principal atractivo es la historia que esconde detrás. Su nombre se traduce como “la cascada de los ladrones”. ¿Por qué? Porque se dice que antes, todos los ladrones eran castigados siendo arrojados a esta cascada. ¡Así que robar en Islandia salía caro porque no se volvió a saber nada más de estos ladrones!

En fin, es quizá una de las cascadas en Islandia con una historia más curiosa. Además forma parte del río Thjórsá, el más largo de Islandia. Así que no le falta potencia. Sin embargo, el flujo de agua se controla desde la central hidroeléctrica que se encuentra en las inmediaciones.

5. Hjalparfoss, la cascada más romántica de Islandia

¡Qué bonito es el amor! Hace unos 500 años los ríos Thjorsa y Fossa se enamoraron y consiguieron juntarse en forma de cascada. ¡Es broma! Aunque hay que reconocer que podría colar como una fábula, ¿no?

En fin, y ahora en serio, ambos ríos se juntan y forman una cascada preciosa. Sin embargo, sus alrededores llenos de vegetación son tan o más bonitos que el propio salto de agua. Y por eso le dan nombre a la cascada, que significa “cascada de la ayuda”.

Antiguamente algunos locales viajaban del norte al sur con sus caballos. No hace falta recorrer muchos kilómetros por Islandia para darse cuenta que resulta complicado encontrar zonas con hierba en mitad del país. Pues muchos se reunían en los alrededores de esta cascada para darles comida a los caballos. Así que sin duda, el nombre le va como anillo al dedo ya que la cascada y su entorno les servían de gran ayuda para seguir con sus respectivos viajes.

cascadas en Islandia
¡Una de nuestras favoritas!

6. Haifoss, una de las mejores cascadas en Islandia

Si nos tuviéramos que quedar con solo una de todas las cascadas en Islandia, probablemente nos quedaríamos con Haifoss. ¡Es absolutamente espectacular! Resulta muy complicado que los 122 metros de caída de agua te dejen indiferente.

¡Cuidado si llevas un turismo económico!

Eso sí, es una cascada amor-odio. Especialmente si llevas un coche bajo. La carretera 332 para llegar a la cascada es de gravilla y está en muy mal estado. Son solo 7,5 kilómetros pero con muchos baches y algunas subidas que sin un coche con tracción en las cuatro ruedas puedes sufrir bastante. Nosotros la hicimos con un Polo. No es peligrosa, pero te aconsejamos ir poco a poco para no dañar los bajos del vehículo.

Además, una vez en la cascada, suele soplar mucho viento en el acantilado y puede resultar peligroso. ¡Apenas podíamos mantenernos en pie! Y al abrir la puerta del coche, sujétala bien porque te puedes llevar un buen susto. Solo aconsejamos visitarla si las predicciones apuntan que hará buen tiempo.

Una vez allí, si el tiempo acompaña puedes hacer una caminata hasta los pies de Haifoss para alucinar (aún más) con la fuerza del agua.

Alquilar coche en Islandia: ¿qué vehículo elegir?  

cascadas en Islandia
Una caída de agua impresionante

7. Gjáin, una cascada sacada de un cuento de hadas

Si aparcas en el antiguo asentamiento vikingo de Stöng, puedes llegar a la cascada andando unos 15 minutos. Si quieres llegar directo después de visitar Haifoss, tendrás que llevar un coche adecuado ya que la carretera que te llevará hasta ella está prohibida para coches bajos.

En este caso lo más impresionante no es la cascada sino el entorno. ¡Parece sacado de un cuento de hadas! Sin duda, una de las mejores cascadas en Islandia. 

8. Seljalandsfoss, sentir la fuerza del agua desde detrás de la cascada

Esta es otra de las cascadas más conocidas del país. Seguramente habrás visto fotos de gente justo detrás de la cascada. ¡Pues se trata de Seljandsfoss! La ubicación es muy buena. Apenas te tienes que desviar unos metros de la Ring Road para acceder a ella. De hecho se aprecia desde la propia carretera.

La cascada es impresionante: tiene un salto de agua de 60 metros. Sin embargo lo que la convierte en una de las cascadas más especiales de Islandia es que la puedes apreciar desde un montón de perspectivas. Desde en frente, desde arriba, desde abajo ¡y desde detrás!

Seguramente acabes empapado pero es una experiencia única. Sin duda, una de las mejores cascadas en Islandia. 

Parking de pago
A diferencia de la mayoría, el parking de Seljalandsfoss es de pago. Cuesta 700ISK (5€) para todo el día. Pagar esa cantidad por un parking no duele. Además la mayoría de atractivos de Islandia son gratuitos
cascadas en Islandia
Una perspectiva diferente de la cascada

9. Gljúfrabúi, una cascada en el interior de una cueva

Una vez hayas aparcado el coche y hayas visitado la maravilla de Seljalandsfoss, te aconsejamos caminar unos 5 minutitos hacia el oeste. Allí encontrarás un tesoro muy bien escondido: Gljúfrabúi. Es una cascada que no tiene nada que envidiarle a su vecina. Además tiene una particularidad: se encuentra dentro de una cueva. Si la quieres ver desde abajo, te aconsejamos llevar ropa impermeable y botas de lluvia porque al entrar a la cueva tendrás que pasar por encima de un riachuelo.

Si la quieres ver desde arriba (sin mojarte), hay un camino que te lleva a la cima para que aprecies cómo cae el agua.

10. Skógafoss, la cascada del arcoíris

Seguro que has visto más de una vez una enorme catarata con un arcoíris. Pues se trata de Skógafoss 🙂 Aunque a nosotros no nos apareció, nos encantó. Creemos que es una de las cascadas en Islandia más imponentes. Sus 60 metros de alto y 25 de ancho no te dejarán indiferente. Especialmente si te dejas llevar y te colocas a sus pies. ¡Acabas empapado pero vale la pena!

También hay una escalera a la derecha de la cascada que te permite verla desde arriba.

cascadas en Islandia
Como hormiguitas ante la inmensidad de Skógafoss

11. Systrafoss, las cascadas hermanas

Esta cascada no es una de las más espectaculares de Islandia aunque sí de las más curiosas. Está en una población con un nombre muy sencillo: ¡Kirkjubæjarklaustur! En este pueblo, desde 1186 y hasta 1550, hubo un convento benedictino que tiene mucho que ver con la cascada. 

La cascada se alimenta de un lago que hay encima de la montaña. En islandés, Systrafoss significa cascadas hermanas. Y tiene un doble sentido: hermanas porque ambas están juntas y se parecen. Y también en referencia a las monjas del convento benedictino. Al lado de las cascadas hay un camino que te lleva al lago. Si hace un buen día, es precioso.

cascadas en Islandia
Una parada rápida pero aconsejable

12. Svartifoss, una de las mejores cascadas en Islandia

El Parque Nacional Skaftatell es una auténtica pasada. Y Svartifoss es uno de sus principales atractivos. Es una cascada espectacular, conocida por sus columnas de roca hexagonales que la rodean. En la parte posterior de la catarata se pueden apreciar las columnas basálticas. Al final son el resultado de una explosión volcánica: lava que enfrió lentamente y que acabaron creando estas maravillosas formas. ¡Qué ademas sirvieron de inspiración a muchos artistas! Por ejemplo, mira con detalle Hallgrímskirkja. ¿Te suenan? 😉

¿Cómo llegar a Svartifoss?

El acceso es bastante sencillo. Tienes que dejar el coche en el parking del Parque Nacional Skaftatell. Como apunte, es de pago. Cuesta 700ISK (unos 6€ aprox). Desde ahí tendrás que caminar unos 2 kilómetros aproximadamente en un sendero muy bien habilitado. Aunque haya bastante subida, es apto para todos los públicos. Sin duda, una de las mejores cascadas en Islandia. 

cascadas en Islandia
Una cascada preciosa

13. Hengifoss, una de las cascadas más bonitas de Islandia

Si recorres la Ring Road, al enlazar el norte con el sur no puedes perderte esta preciosa cascada. Con 128 metros de caída de agua, Hengifoss es una de las más altas de Islandia. El este de Islandia es poco conocido y esta cascada, junto a la preciosa localidad de Seyðisfjörður, es su principal atractivo.

A parte del importante salto de agua, lo que más llama la atención de esta cascada son los diferentes colores en la parte posterior. Se pueden apreciar diferentes capas formadas por varias erupciones volcánicas en la Era Terciaria.

¿Cómo llegar a Hengifoss?

Para llegar hasta la cascada tendrás que caminar un poquito. La distancia no es muy larga pero pica para arriba. Normalmente tardas unos 45 minutos para ir y 35 para volver, ya que el recorrido es más llevadero. Y por el camino podrás disfrutar de Litlanesfoss, otra cascada bastante bonita.

14. Dettifoss, la cascada más caudalosa de Europa

En Islandia podrás disfrutar de la cascada con más volumen de agua de todo el continente europeo. Dettifoss es imposible que te deje indiferente.

Sus aguas provienen de un glaciar. El río Jökulsá á Fjöllum nace en el Vatnajökull, el segundo glaciar más grande de Europa. ¡Así que la cascada está bien servida! Para que tengas una referencia, sus caudales medio y máximo registrados son de 200 y 500 m³ por segundo. Aunque todo depende de la estación y del deshielo del Vatnajökull.

La cascada tiene una amplitud de 100 metros y una caída de 44 metros. ¡Una de las mejores cascadas en Islandia!

El acceso a Dettifoss

La puedes observar desde dos lados: el este y el oeste. Nosotros fuimos al oeste porque se aprecia mejor la amplitud de la cascada al poderte acercar un poco más. Se accede por la carretera 862, que está asfaltada y en perfectas condiciones desde la Ring Road. Es imprescindible llevar buen calzado porque suele haber mucho barro resbaladizo.

La vista desde el lado este no es tan cercana, pero se aprecia mejor la altura de la cascada. El camino hasta la cascada tiene tramos de escaleras que también suelen resbalar. La carretera para llegar al lado este (864) también está asfaltada y en buen estado para cualquier tipo de vehículo.

cascadas en Islandia
La fuerza del agua es alucinante

15. Goðafoss, la cascada de los Dioses

Nos dio una pena tremenda no poder visitar esta cascada. Pero nos encontramos con un temporal de viento que nos lo impidió por seguridad. ¡Así que visítala tu por nosotros, por favor! Es una de las cascadas más bonitas de Islandia. Pese a no ser muy alta (el agua cae desde unos 12 metros) es espectacular. Especialmente por sus 30 metros de ancho que le aportan una belleza escénica única al lugar. La cascada tiene un fácil acceso y está muy bien habilitada para verla desde varias perspectivas.

¿Por qué se llama la Cascada de los Dioses?
En el año 1000, el letrado Þorgeir Ljósvetningagoði hizo el cristianismo la religión oficial del país. Así que tras adoptar esta religión, Þorgeir arrojó todas sus estatuas de dioses nórdicos a la cascada. ¡De ahí su nombre!
cascadas en Islandia
¡La cascada de los Dioses es preciosa!

16. Ketubjorg, la cascada que se uno con el Atlántico

Esta cascada es diferente a todas las demás. Su caída de más de 120 metros desde un acantilado se fusiona con las olas del frío Océano Atlántico. Poder apreciar esta imagen es una maravilla. Además merece la pena contemplar la belleza escénica del sitio. ¡Hay acantilados preciosos!

Aunque te tengas que conformar con verla de lejos, merece la pena. Además ver los miles de pájaros que anidan en los acantilados y que vuelan por los cielos de la zona es una pasada.

17. Dynjandi, el tesoro mejor guardado de los Westfjords

Dynjandi es una de las cascadas más especiales de Islandia. Es la más grande de los Westjords. La catarata tiene hasta siete saltos de agua y una altura de 100 metros: 30 en la parte más alta y 60 en la inferior. 

Pese a estar en un lugar bastante remoto, llegar a la cascada es bastante fácil. Apenas tendrás que caminar 15 minutos para poder disfrutar de una de las mejores cascadas en Islandia. 

18. Kirkjufellsfoss, una de las cascadas en Islandia más fotografiadas

Si la valoramos a nivel de altura y fuerza, probablemente no estaría en esta lista de las 20 mejores cascadas en Islandia. Sin embargo, la perspectiva le juega una buena pasada con la montaña Kirkjufell al fondo. Es uno de los sitios más fotografiados de Islandia, ¡así que no puedes perdértelo!

Bueno de hecho no se trata de una cascada, ¡sino de 3 diferentes! Todas provienen del río Kirkjufellsá, que proviene del volcán Helgrindur.

cascadas en Islandia
Un paisaje impresionante

19. Hraunfossar, una de nuestras cascadas favoritas

Durante nuestras últimas horas en Islandia visitamos esta cascada y fue una de las que más nos sorprendió. Luce bonita todo el año, pero estaba especialmente atractiva cuando la visitamos. El color rojizo del otoño contrastaba a la perfección con el azul turquesa del agua. ¡Espectacular! 

Además esta cascada no nace directamente de un río sino del campo de lava de Hallmundarhraun. Este se creó tras la erupción de los volcanes que se encontraban por debajo del glaciar Langjökull.

El acceso es fácil. Está a unos 20 minutos de la Ring Road por una carretera asfaltada. Además la cascada está muy bien habilitada y hay varios miradores para conocerla desde varias perspectivas.

cascadas en Islandia
Una de las mejores cascadas en Islandia

20. Glymur, la cascada más alta de Islandia (o la segunda)

Por cariño popular, Glymur es considerada la cascada más alta de Islandia. Aunque si tenemos en cuenta los números, ya no le corresponde este galardón. Durante toda la vida los islandeses han creído que esta cascada de 198 metros de altura era la más alta de Islandia. Sin embargo, en 2011, se descubrió Morsáfoss. Un salto de agua de 208 metros en el glaciar Vatnajökull que acabó con el récord. Esta última (descubierta hace relativamente poco) todavía no es muy popular y es por eso que algunos creen que Glymur continúa siendo la más alta.

Si te gusta caminar te encantará. Para llegar hasta ella tendrás que hacer un hike algo complicado donde te tocará vadear algún río y pasar por una cueva (entre otras cosas). En total son unos 7,5km que se pueden hacer en 3-4 horitas aproximadamente. A parte de la cascada podrás disfrutar de las vistas del cañón formado por el río. ¡Espectacular!

Solo aconsejable con buen tiempo
Aunque sea una de las mejores cascadas en Islandia hay que tener en cuenta que el camino es bastante complicado, especialmente en invierno con la presencia de nieve y hielo. Hay pendientes bastante pronunciadas y hay muchas probabilidades de resbalar. Además, durante los meses de invierno se decide retirar un puente provisional para cruzar el río. Así que si quieres hacerlo, tendrás que vadearlo y mojarte los pies (nada agradable en esas temperaturas). 
Total
31
Shares

2 comentarios

  1. Relindas las fotos y la historia de cada cascada, aunque me ha pasado que a veces varía la historia según quien la cuenta jeje.
    Una pregunta quizás absurda 🙁 Pero ¿qué tan aconsejable o no, es viajar con un dron para tomar fotos desde lo alto?. Se me viene a la mente que es eficáz para eso, pero a la vez puede ser un estorbo 🙁
    Y quien como ustedes que llevan años viajando y divirtiéndose con eso wiiii

    1. ¡Hola!

      Muchas gracias por tu comentario. Pues depende del país en el que vayas a viajar. Por ejemplo en Marruecos no los quieren ver ni en pintura y si llegas al aeropuerto con un dron, te lo requisan. Pero en países como Islandia o Suiza hay muy pocas restricciones. Al final si usas el sentido común no debería haber ningún problema para volar el dron. Al final no debe ser entendido como un juguete sino como una cámara. Nosotros solo lo volamos para llegar donde el trípode no puede y es una herramienta muy útil.

      ¡Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

Responsable » Los Traveleros Worldwide S.L.
Finalidad » Gestionar y responder tus comentarios.
Legitimación » Tu consentimiento.
Destinatarios » Los datos que nos facilites estarán ubicados en los servidores de Siteground (proveedor de hosting de Los Traveleros) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Siteground.
Derechos » Podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Más información aquí.