Nuestra experiencia en Les Bains de Azahara

En tu viaje a Marruecos no puedes olvidarte de relajarte en un hammam. El baño árabe te limpia el cuerpo y te ayuda a relajarte. En nuestra estancia en Marrakech pudimos disfrutar de un hammam en Les Bains de Azahara. Está regentado por Mayte, una madrileña encantadora, que nos hizo sentir como en casa, igual que todo el personal.

45 cosas que hacer en Marrakech

NUESTRA EXPERIENCIA EN LES BAINS DE AZAHARA

Estos baños árabes son de los más conocidos en Marrakech y nosotros salimos encantados, ¡y como nuevos! Ellos mismos te dan ropa interior desechable, albornoz y el calzado, así que no hace falta que te traigas ni bañador ni chanclas. 

Primero entramos en la sala del hammam. Estuvimos un rato estirados, relajándonos, mientras los poros se iban abriendo antes de practicar una exfoliación. Salimos de la zona de baños árabes como nuevos: con la piel súper suave y con ganas de dormir. 

Después de la exfoliación nos bañaron los pies con agua de rosas. La verdad es que supo a gloria porque el agua fría contrastó a la perfección con el calor de los baños. El agua de rosas sirve para que tus pies queden más suaves: hidrata la piel y te la deja suave y sedosa.

Albert, bañándose los pies en agua de rosas

A continuación cambiamos de sala, perfectamente ambientada también y nos hicieron un relajante masaje en los pies mientras saboreábamos un delicioso té de menta. ¡Espectacular sensación! La verdad es que después de caminar y caminar por las calles de la Medina de Marrakech, nuestros pies lo agradecieron.

Un delicioso té bien relajante

Y finalmente, subimos al piso de arriba para que nos hicieran el esperado masaje. Puedes escoger varias modalidades: marroquí (el más fuerte, solo apto para personas con mucha musculatura), relajante (para relajarte, que al final estando de vacaciones es lo que toca), drenante (para eliminar la retención de líquidos), entre otros.

Nosotros escogimos un combinado entre relajante y marroquí. Queríamos relajar el cuerpo pero también descontracturar las zonas más delicadas como la espalda y el cuello. ¡Y nos fue de maravilla!

Salimos como nuevos de Les Bains de Azahara, y sin lugar a duda, te lo recomendamos. El personal es fantástico, te hacen sentir como en casa, y si no dominas los idiomas no te preocupes, hablan perfectamente español.

Sin duda, disfrutamos de un buen rato

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *