Diario de viaje: Navidad en Singapur

Hola a todos, y ¡Feliz Navidad! De verdad que se hace muy raro eso de celebrar esta fiesta a más de 30ºC. Además es la primera vez que la pasamos lejos de nuestras familias y eso hace que todavía sea mas extraño. Aun así hemos pasado un día divertidísimo en Universal Studios Singapore.

Está considerado el mejor parque temático de Asia. Pensamos que sería un plan especial para celebrar este día. Quizá no haya sido la mejor idea visitarlo hoy por la multitud de gente que había: el parque no es muy grande (sólo unas 20 atracciones) y eso provoca que en los días de mayor afluencia las colas sean larguísimas.

Al margen del parque temático, Singapur es una ciudad espectacular. Veníamos de Kuala Lumpur y no pensábamos que en apenas 300km hubiese tanto cambio de una ciudad a la otra. En Kuala Lumpur hay muchos más contrastes: hay zonas muy modernas, con grandes centros comerciales y hoteles, pero también las hay bastante pobres. Además se ve muchísima gente pidiendo y las calles estaban bastante sucias.

Creemos que dos ejemplos vividos definen muy bien ambas ciudades: íbamos andando por Jalan Imbi, una de las avenidas principales de la capital malaya y delante nuestro una mujer se acabó un refresco y tiró la lata al suelo. Ni se preocupó de buscar una papelera. Ahí, sin tapujos, la lanzó. En Singapur, nada más llegar, nos dirigíamos a Chinatown y vimos a un local recoger un papel del suelo (que no era suyo) y lo tiró a la papelera que había a menos de 50 metros.

Una de las cosas que más nos ha sorprendido de Singapur es su limpieza. Quizá ya sabíais que está prohibido comer chicle en la calle (para que no se queden pegados en el suelo). Así que si tenéis pensado invertir en Trident o en cualquier empresa de chicles ¡no llevéis el negocio para Singapur!

Otra cosa prohibida en Singapur, por lo menos en el metro, son los durians. Se trata de una fruta muy común en Asia que se vende en los mercadillos callejeros de comida. Parece un melón con pinchos y cuesta entender como alguien puede comérsela, porque su olor es realmente desagradable. Aunque no se ve tanto como en Kuala Lumpur, se vende en algunas paradas de Chinatown. Por eso, en el metro hay carteles que prohiben explícitamente llevar esa fruta tan maloliente. La verdad es que nos ha hecho mucha gracia verlos 🙂

La otra gran diferencia con Kuala Lumpur ha sido, por desgracia, el clima. Los dos días que llevamos en Singapur hemos tenido que refugiarnos de salvajes y largas tormentas en centros comerciales. ¡Es imposible salir ni con paraguas! Por lo menos sabemos que las mañanas el tiempo se comporta, así que mañana de nuestro último día en la ciudad la aprovecharemos a tope 😉

Como curiosidad, antes de llegar a Singapur, tuvimos que pasar por el control de salida en la frontera malaya, y posteriormente, en el de la entrada a Singapur. Allí nos llevamos un buen susto porque nos vino un policía preguntando quién se sentaba en el asiento número 15 (era Blanca). Nos preguntó qué objeto habíamos dejado en el asiento del autobús. Era el trípode. Por la forma (quizá) se pensaron que se podía tratar de una arma de fuego. Todo quedó en un susto y nos dejaron entrar sin problema.

Mañana nos toca pasar otra frontera después de coger un avión nocturno, pero aún no será la última. Tenemos ganas de ver el aeropuerto de Changi, el mejor del mundo en la mayoría de rankings… ¡A ver con qué nos sorprende!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

Responsable » Los Traveleros Worldwide S.L.
Finalidad » Gestionar y responder tus comentarios.
Legitimación » Tu consentimiento.
Destinatarios » Los datos que nos facilites estarán ubicados en los servidores de Siteground (proveedor de hosting de Los Traveleros) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Siteground.
Derechos » Podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Más información aquí.