Blue Lagoon en Islandia: ¿merece la pena?

La Blue Lagoon (o Laguna Azul) es el centro termal más famoso de Islandia. Miles de turistas visitan este baño termal atraídos por el color azul intenso del agua. También se le atribuyen propiedades medicinales al agua. Lo cierto es que nosotros salimos bien relajados. Te contamos nuestra experiencia en la Blue Lagoon y algunos consejos para disfrutar al máximo la visita. ¿Merece la pena pagar el elevado precio de la entrada o debes conformarte con otros baños termales más económicos o incluso gratuitos?

80 lugares que no te puedes perder en Islandia

BLUE LAGOON: TODO LO QUE DEBES SABER PARA VISITAR LA LAGUNA AZUL EN ISLANDIA

1. Qué es la Blue Lagoon o Laguna Azul en Islandia

La Blue Lagoon no solo es el centro termal más famoso de Islandia. También es uno de los spas con más renombre internacionalmente. Más de un millón de personas cada año pasan unas horas relajándose en estas aguas tan azules que dicen tener propiedades muy beneficiosas para la piel.

1.1. ¿La Blue Lagoon es natural o creada por el hombre?

La Laguna Azul no es un fenómeno natural, pero la procedencia del agua es bien curioso. En los años 70 se construyó la central geotérmica de Svartsengi al lado de unos campos de lava. Allí perforan el suelo para hacer que el agua hirviendo que circula bajo tierra salga a la superficie para proporcionar calor al agua corriente de los pueblos cercanos.

Una vez ha cumplido su función, el agua se deshecha en los campos de lava. Pero ese agua no es normal y corriente. Tiene un alto contenido en minerales que, en su día, obstruyeron los poros de la roca volcánica, quedándose el agua estancada y formando la piscina que hoy conocemos como Blue Lagoon.

Al cabo de unos años, en 1981, varios locales empezaron a bañarse en aquella piscina formada accidentalmente. Por aquel entonces no costaba ni una corona, pero empezó a funcionar como spa en 1987. Desde entonces se ha convertido en la atracción más visitada de Islandia.

Hoy en día, el agua sigue procediendo del excedente de la central térmica, que renueva por completo los 9 millones de litros de agua de la piscina cada 40 horas. El efecto de los minerales y algas del agua sobre la piel es muy beneficioso. Muchos enfermos de psoriasis han notado mejoría después de bañarse en la Blue Lagoon.

Blue Lagoon
La Blue Lagoon es un lugar único

1.2. Por qué el agua es tan azul

Si pusieras un poco de agua de la Blue Lagoon en un vaso no se vería azul. En realidad, el agua tiene un color blanquecino por el sílice y demás minerales que contiene. Pero al reflejar la luz solar sobre la piscina se crea un efecto visual que la hace parecer turquesa.

1.3. ¿No hace frío dentro de la Blue Lagoon?

¡Para nada! Aunque fuera haga un frío terrible, en la Blue Lagoon se está muy bien todo el año. El agua está a una temperatura entre 37 y 40 grados, lo suficiente para mantener el cuerpo caliente. Es curioso porque hay zonas más calientes que otras en toda la piscina. Eso sí, ¡los segundos que pasas fuera del agua son suficientes para acabar temblando de frío! Hay que ser rápido 😉

1.4. La Blue Lagoon es mucho más que un spa

No solo puedes relajarte dándote un baño en esas aguas azules. La Blue Lagoon se ha convertido en todo un complejo turístico. Al salir de la piscina te encontrarás con una tienda de paso obligado (como en los Duty Free del aeropuerto). Venden productos cosméticos propios y algunos souvenirs a precios muy elevados.

También hay dos restaurantes. El restaurante Lava tiene vistas de la Laguna Azul y está abierto todo el día. El restaurante Moss solo abre para cenas y tiene vistas a los campos de musgo que rodean el complejo. Los precios son elevados pero no son desorbitados para lo que se estila en Islandia. Un menú cuesta unos 50€. Si te quieres dar un buen capricho, también hay dos hoteles de lujo donde pasar la noche a partir de 475€.

2. Cómo llegar a la Blue Lagoon

La Blue Lagoon es muy accesible y ese es uno de los secretos de su éxito. Solo se tarda unos 45 minutos en llegar en coche desde Reikiavik y unos 20 minutos desde el aeropuerto de Keflavik. Hay un gran parking gratuito en la entrada. Hay que caminar unos 200 metros desde el parking hasta la entrada, así que te recomendamos coger el abrigo.

Encuentra el mejor precio para alquilar un coche en Islandia  

Si no alquilas coche durante tu visita a Islandia también puedes llegar fácilmente a la famosa Laguna Azul. La propia Blue Lagoon ofrece un servicio de traslado desde Reikiavik y el aeropuerto al reservar las entradas online. Cuesta 39€ por persona (ida y vuelta) además del precio de la entrada.

También puedes reservar una excursión de un día desde Reikiavik para ver lo mejor del Círculo Dorado en un día y acabar relajándote en la Blue Lagoon. Cuesta alrededor de 100€ sin incluir la entrada a la Laguna Azul.

25 cosas que hacer en Reikiavik

3. Cómo reservar entradas para la Blue Lagoon

Se aconseja reservar entrada para la Blue Lagoon con antelación. Hay un límite de personas que pueden entrar cada hora, así que si te presentas allí sin reserva quizá no puedas acceder. Además, reservando con antelación conseguirás mejores precios.

Se puede reservar la entrada a través de la página web de la Blue Lagoon. Debes seleccionar a qué hora quieres llegar. Después de pagar con tarjeta recibirás la confirmación en el correo electrónico. No hace falta que lo imprimas, puedes mostrar el número de reserva el en móvil para acceder al recinto. Las entradas son válidas para todo el día, no hay límite de tiempo para estar en la Blue Lagoon.

Blue Lagoon
Disfrutando de un baño relajante en la Blue Lagoon

3.1. Cuánto cuesta la entrada a la Blue Lagoon

Depende de la antelación con que reserves, el día y la hora de tu visita y el pack que reserves. A última hora de la tarde las entradas son más baratas. Los niños de 2 a 13 años entran gratis.

Comfort

Incluye la entrada a la Blue Lagoon, préstamo de toalla, una mascarilla facial y una bebida. Las entradas más económicas cuestan 50€ por persona, aunque el precio habitual es de 71€. Nosotros optamos por estas entradas y no creemos que merezca la pena pagar más por el pack Premium. Si buscas una experiencia realmente exclusiva opta directamente por el Retreat Spa.

Premium

Incluye el acceso a la Laguna Azul, préstamo de toalla, albornoz y chanclas, dos mascarillas faciales, una bebida y vino gratuito si comes o cenas en el restaurante. Esta entrada cuesta 92€ la mayoría de horas, aunque las más económicas salen por 71€.

Retreat Spa

Este paquete es el más exclusivo. Da acceso a la Retreat Lagoon. Es una zona separada de la Blue Lagoon donde apenas hay gente, además de tener vestuario privado y el Retreat Spa, una zona donde hacerte tratamientos con sílice, algas y minerales. También te proporcionan toallas, albornoces, chanclas, productos de cuidado facial, una bebida y acceso directo al restaurante. Además de toda esta parte más exclusiva, también podrás acceder a la Blue Lagoon como con los demás tickets.

El precio de la entrada al Retreat Spa es de 500€ por pareja.

4. Consejos para visitar la Blue Lagoon

4.1. Llegar a primera o última hora para evitar multitudes

Nosotros llegamos a las 8h, justo cuando abren. Al entrar pensamos que habíamos elegido muy mal la hora: había decenas de personas que ya hacían cola para entrar. Pero el susto duró poco 🙂 En cuanto abrieron y empezaron a atender a la gente la cola avanzó muy rápido. Una vez dentro, como la laguna azul es tan grande, lo que parecía una gran multitud era poca gente. ¡Ideal para empezar el día bien relajado! Ten en cuenta que los meses de verano abren a las 7h, ¡hay que madrugar más!

Cuando nos marchamos sobre las 11h ya había mucha más gente. Lo cierto es que la piscina es enorme y para nada nos dio sensación de agobio. Pero siempre se está más tranquilo con poca gente. Además, los vestuarios sí que eran un poco agobiantes al cambiarnos antes de salir. ¡Había un montón de gente que llegaba!

Ir a última hora de la tarde también es una buena elección. Podrás ver el atardecer (o sol de medianoche en verano) y te podrás bañar prácticamente solo hasta que cierren. Además, las entradas son más baratas durante las últimas horas del día.

Blue Lagoon
El color del agua es espectacular

4.2. Llevarás el monedero en la muñeca

En los mostradores de recepción te darán una pulsera que te servirá como entrada, llave de la taquilla y monedero. ¡No necesitarás nada más que eso mientras te bañes! Si consumes algo en el bar acuático o alguno de los restaurantes tendrás que escanear el sensor de la pulsera. Lo mismo si quieres comprar alguna mascarilla facial especial (hay varios tipos además de la incluida en la entrada).

Todo lo que no esté incluido en tu tarifa hay que pagarlo entregando la pulsera en la caja que hay a la salida. Al salir tendrás que dejar la pulsera en una bandejita para que se te abran las barreras. ¡Incluso esto es moderno! En caso de pérdida de la pulsera hay que pagar una penalización de 5.000ISK (35€).

Según el tipo de entrada que hayas reservado también te entregarán una toalla o albornoz y chanclas en recepción.

4.3. Los vestuarios, todo un ritual pre-baño

Los vestuarios son un lugar casi sagrado en la Blue Lagoon. Antes de darte un baño relajante tendrás que hacer todo un ritual.

Las taquillas para dejar tus cosas son electrónicas, se abren y cierran acercando la pulsera a un lector. Puedes entrar las veces que quieras a recoger o dejar cosas en la taquilla. Por ejemplo, seguramente quieras sacar un momento la cámara para hacer unas fotos. Eso sí, para mantener los vestuarios limpios tienes que estar bien seco para que te dejen volver a entrar. Así que no olvides la toalla fuera 😉

Una vez te hayas puesto el bañador y las chanclas, coge la toalla y ve hacia la zona de duchas. Es obligatorio darse una ducha desnudo antes de acceder a la Blue Lagoon. Las duchas están en cabinas individuales con champú, acondicionador y gel de ducha.

Además de eso, los vestuarios tienen todo lo necesario para después del baño. Hay crema hidratante (notamos la piel un poco seca al salir de la Blue Lagoon), secadores de pelo, discos de algodón, bastoncillos para las orejas e incluso bolsitas de plástico para guardar el bañador húmedo.

4.4. Deja las joyas y las lentillas en el vestuario

Los minerales que contiene el agua son geniales para la piel. Pero no tanto para los metales como el oro o la plata. Las joyas pueden quedar manchadas, perder brillo o ennegrecer al mojarse. Yo me olvidé de dejar mi anillo de plata en las taquillas y no noté que se estropeara (¡menos mal!). Pero si lo avisan será por algo…

También hacen mucho hincapié en no bañarse con lentes de contacto. Si te entra algo de agua en los ojos se te pueden irritar y causar mucho dolor. En realidad no tienes por qué mojarte los ojos, ya que debajo del agua no se ve nada. Así que si vas con cuidado de no salpicarte no debe haber problema.

4.5. Lleva el pelo recogido

La gran concentración de sílice del agua no solo puede dañar tus joyas. Si te mojas el pelo durante el baño en la Blue Lagoon puede ser que te quede muy seco y encrespado después. Por eso se recomienda echarse mucho suavizante en la ducha y no aclararlo. Si tienes el pelo largo, puedes recogerlo para que no se empape y el sílice acabe haciendo de las suyas.

Yo dejé actuar el suavizante que hay en las duchas mientras nos bañábamos. Al aclararlo y secarme el pelo estaba la mar de suave 🙂

4.6. Puedes ir antes de coger el vuelo de vuelta a casa

Muchísima gente hace que la Blue Lagoon sea su última experiencia en Islandia antes de volver a casa. Y es que este spa está muy cerca del aeropuerto de Keflavik. Solo se tarda unos 20 minutos en coche en ir de un sitio al otro. Si decides hacerlo así, no vayas justo de tiempo. Se trata de relajarse, ¡no estresarse! A partir de media mañana y hasta media tarde siempre hay mucha gente en la Blue Lagoon. Eso significa que pueden haber colas para entrar e incluso para salir.

Si necesitas un lugar para dejar el equipaje no debes preocuparte. Hay taquillas por 550ISK (4€).

4.7. No te pierdas los alrededores de la Blue Lagoon

Una vez hayas disfrutado de la Blue Lagoon te recomendamos que des un paseo por sus alrededores. Es un enorme campo de lava donde también llega el agua de la central geotérmica creando riachuelos y otra gran laguna fuera del spa. Hay caminos habilitados para andar por allí y descubrir ese paisaje tan sorprendente.

Blue Lagoon
Los campos de lava que rodean la Blue Lagoon merecen una visita

5. En conclusión, ¿merece la pena visitar la Blue Lagoon en Islandia?

Nosotros creemos que sí. Viajar a Islandia no es algo que vayas a hacer muchas veces en la vida. Así que no te pierdas la Blue Lagoon aunque sea cara. No solo pagas por darte un baño en las aguas termales, es toda una experiencia.

No encontrarás ningún otro spa con unas instalaciones tan modernas, con bar dentro del agua e incluso una caseta donde te ofrecen mascarillas faciales. Está claro que es un negocio pensado para turistas, pero es algo único que hacer en Islandia (¡y en todo el mundo!).

Total
25
Shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

Responsable » Los Traveleros Worldwide S.L.
Finalidad » Gestionar y responder tus comentarios.
Legitimación » Tu consentimiento.
Destinatarios » Los datos que nos facilites estarán ubicados en los servidores de Siteground (proveedor de hosting de Los Traveleros) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Siteground.
Derechos » Podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Más información aquí.